Bale no deja de creer

  • Gareth Bale, con la testa, le dio los tres puntos al Real Madrid en Anoeta. Sufrimiento extremo antes de la vuelta de Champions League y liderato provisional para merendar.
FOTO: AFP

Mismo protagonista, parecido sufrimiento y mismo desenlace. El Madrid, como en Vallecas, salió triunfador de la mano (más bien, de la cabeza) de Gareth Bale. El galés sigue rondando la idea de alzar el campeonato nacional liguero y en San Sebastián volvió a dejarlo patente sobre el campo. Era el 80’, Rulli acaparaba todas las portadas, hasta que apareció la testa del ‘expresso’ para quedarse con el protagonismo y demostrar que el Madrid luchará esta Liga hasta el último segundo.

Cuando no hay aliento, cuando las fuerzas flaquean o cuando cualquiera daría la situación por terminada, aparece el Real Madrid. Milagro madridista el seguir vivos en la Liga, quedarse con el liderato provisional por la tarde, y seguir luchando hasta el final. Zinedine Zidane ha girado la temporada ‘merengue’ 360 grados y ahora el Madrid cree que puede ser campeón, a la espera de resultados, pero pretende dar guerra hasta el pitido final que dé por concluido el campeonato nacional liguero.

Sin Cristiano, sin Benzema, sin Kroos y con Gareth Bale acompañado por dos canteranos que se querían vaciar sobre el campo para contentar al entrenador: Lucas Vázquez y Borja Mayoral. Era el tridente puesto en liza y también con James, Modric, Casemiro en el centro de la zaga. Bien escudados por los Danilo, Ramos, Varane y Nacho Fernández (el último y el de Camas, por cierto, no estarán ante el Valencia en el Bernabéu el próximo domingo y deberán de cumplir ciclo) En portería estuvo Keylor Navas, prácticamente desapercibido en muchos tramos de partido.



Recital de ocasiones, sin premio

La primera mitad fue un mónologo del Real Madrid. Los ‘merengues’ inclinaron el campo hacia Gerónimo Rulli en la busca del primer tanto. La tuvo James con la puntera, la gozó Bale con la testa (en varias ocasiones), lo probó Lucas y no había manera de batir a Rulli. El primer acto fue una sucesión de tiros y centros para derribar al portero argentino y se quedó sin premio. La más clara de la Real llegó en un disparo desde Zubieta obra de Zurutuza y ahí se acabó el peligro ‘txurri urdin’ que, a pesar de ello, se resistía en dejar su portería imbatida.

En el segundo tiempo, el acoso blanco, fue algo más tímido. Más batalla física en el centro del campo aunque por igual Rulli se erigió como héroe de los de San Sebastián. ‘A lo Hart’, portero de balonmano, la sacó el arquero en un disparo a bocajarro de Gareth Bale cuando el madridismo ya preparaba la garganta para cantar el primero. Debería de esperar en hacerlo…

Zidane introdujo a Jesé e Isco Alarcón de refresco para seguir avasallando la portería realista. Modric, tocado por la varita (¡qué partido del genio balcánico!) se la dio a Jesé y éste no supo batir a Gerónimo Rulli. Aguantaba la Real de Eusebio Sacristán en el verde y se desvanecían poco a poco las opciones del Madrid para ganar la Liga.

Bale se vistió de Cristiano y tiró del carro

FOTO: AFP
Hasta que un hombre llamado Gareth Frank Bale lo volvió a hacer. Goles decisivos los del galés: Valencia en la Copa de 2014, la Décima en el mismo año y quién sabe si el de la Liga de la fe y perseverancia madridista. El de Cardiff, por el momento, cuando subía ya al reloj la alarma de “última hora” mandó a la escuadra de Rulli un gol al alcance de pocos con la cabeza. Portento de Gales que sigue creyendo en la Liga.

El último balón de partido iba para la cabeza de Rulli que se quedó sin copar las portadas en un intento a la desesperada para subir a rematar una falta. Keylor y el madridismo respiraron de alivio tras el sufrimiento y cogieron el testigo para ser líderes provisionales de la competición. Pensar en el City, y como ha dicho y reiterado Zidane en repetidas ocasiones, “y ya veremos qué pasa”…

FICHA TÉCNICA: