El Bernabéu dictará sentencia

  • El conjunto blanco tendrá la oportunidad de dar la vuelta al 2-0 de la ida ante un Santiago Bernabéu que se espera que sea el de las grandes citas

El Real Madrid buscará resarcirse ante su afición del mal encuentro disputado en Alemania e intentará darle la vuelta a la eliminatoria para pasar a semifinales.

El 2-0 cosechado en la ida fuerza al conjunto de Zinedine Zidane a hacer todo lo posible por dejar la portería a cero, ya que, en el momento que el Wolfsburgo anote, los blancos estarán obligados a hacer tres goles más que su rival para pasar. Es decir, si los alemanes perforan la portería de Keylor Navas en una ocasión, el Real Madrid deberá meter cuatro goles, y así sucesivamente.

En el caso de no recibir gol, un 3-0 daría la clasificación, e incluso un 2-0 serviría para llevar la eliminatoria a la prórroga.