Goleada terapéutica

  • El Real Madrid venció con holgura al Éibar y empezó a ‘jugar’ la remontada del martes. Los blancos golearon por medio de James, Lucas Vázquez, Cristiano Ronaldo y Jesé Rodríguez a un débil conjunto armero. El Bernabéu habló pidiendo ‘huevos’ al equipo.
FOTO: Real Madrid

Tarde perfecta en el Bernabéu para hacer olvidar el 2-0 ante el Wolfsburgo y recordar a los jugadores la camiseta por la que ‘corren y sudan’ con el objetivo de la victoria. Sol en la capital de España y muy buena entrada en el coliseo blanco.

La Liga está lejos, a 7 puntos, ya lo saben, pero el madridismo no cesa en su intento de animar al equipo en la búsqueda de algún título esta temporada. Llegaba el Éibar al feudo blanco, pero era el Wolfsburgo la palabra TT (Trendig Topic, más mencionada) en Concha Espina. El martes será lo bueno, pero hoy se debía de cumplir y se ha logrado con creces.

FOTO: Real Madrid


El partido se terminó por la vía rápida
20 minutos ha tardado el Madrid en despachar al Éibar. Primero James Rodríguez, con un tanto soberbio de falta, luego Lucas Vázquez (empujando con el corazón madridista) en boca de gol y posteriormente, Cristiano Ronaldo culminaba un contragolpe. El 3-0 campeaba en el arreón inicial y se avecinaba goleada en el Bernabéu.

Mandaba el Madrid en la posesión, en las ocasiones y en los goles. Jesé en el 39’ remataba la ‘faena’ y le clavaba la estocada al conjunto armero. 4-0 y ya era momento de recordarle a los jugadores lo que se juega el martes.

No se necesitan 4 goles, bastará con 3 y 2 para igualar la eliminatoria con el Wolfsburgo. “Échale huevos, el martes échale huevos” cantaba a coro el aficionado blanco. El protagonismo ya no estaba en el césped, sino en la grada. Empezaba el baile de cambios y también el de reacciones del respetable blanco. Danilo se llevó la peor parte. Pitada monumental al lateral brasileño y dejando claro a quién señalaba (injustamente) el Bernabéu y la parroquia madridista.

FOTO: Real Madrid
En el 74’ pudo anotar la manita Cristiano Ronaldo. El astro luso falló a bocajarro delante de Riesgo. Borja Bastón tuvo la réplica, en una de las pocas oportunidades para los azulgrana, y la mando al poste de cabeza. Danilo, seguía pitado por la grada, se animó al ataque en una jugada y no pudo materializar el gol.

Se sucedían los gritos de ánimo para el Real Madrid de cara a la Champions y el partido se había terminado desde la primera mitad. Tres puntos, cuatro goles y una goleada terapéutica para calmar y apaciguar los ánimos antes de la tormenta.