Locura de infarto en Vitoria

  • Los vitorianos ganan en el último segundo gracias a un BuzzerBeater de Bertans en un partido muy igualado y además con festival de triples.
FOTO: Euroleague

Locura. Con esta simple palabra podemos definir el partido vivido hoy en el Fernando Buesa Arena. Y es que hasta en los momentos más tranquilos pasaba algo. El Real Madrid jugó su mejor partido del Top 16, y es que le hacía falta.  

En el primer cuarto tardó en estrenarse el marcador hasta el minuto 3, cuando Felipe Reyes metió gracias a la asistencia de Rudy. El inicio del Madrid fue genial en defensa y por fin en rebotes, cosa que no veíamos de hace tiempo en el conjunto. Planinic metió la primera canasta de los vascos y ,justo después de un tiempo muerto, Rudy demostró que ha vuelto con su primera canasta en el TOP16 de este año. Los árbitros dieron mucho que hablar y permitieron mucho contacto. Corbacho levantó al pabellón con un triplazo respondiendo a Llull y Nocioni que estaban con la mano suelta desde 6.75 metros. Los vitorianos no acertaban en tiros de 2 al tener solo 1 de 8 encestados y eso hacía que la locomotora blanca se fuera de 10 al final del primer periodo (11-21).

En el segundo cuarto entraba Sergio Rodríguez para sustituir a un Llull que jugó todo el periodo anterior. Rivers estrenaba la cuenta y el Laboral Kutxa tenía una falta total de acierto, mientras que ''Chapu'' Nocioni hacía tapones y el equipo de Laso iba al contraataque. A su vez, los árbitros seguían en su mundo y el público se quejaba de una falta clara a Bourousis que no se pitó. También pitaron técnica a Laso por estar fuera del banquillo. Mientras, el ex jugador madridista de Grecia consiguió la centena de triples en Euroliga con lo que se convirtió en el cuarto hombre con 100 triples, tapones y robos en la historia de la competición. Los del Baskonia se pudieron meter algo en el partido a un 9-0 de parcial y a un James que destacaba. Adam Hanga a su vez estaba en todos lados y así se fueron al descanso con un cuarto tan igualado que ambos equipos hicieron 25 puntos y se fueron al vestuario con un marcador de 36-46.

Ya en el tercer cuarto Bertans inició un festival de triples tras dos bloqueos consecutivos. James siguió con otros tres puntos y así hubo un 10-2 de parcial en la salida del Baskonia a cancha. Después de que a Rudy le pitaran técnica por roces con el árbitro, Ayón y Llull mostraban un Alley-Oop de película. Aunque eso no achantaba a James, que hizo 14 puntos en 5 minutos y hacía que su equipo se pusiera arriba por primera vez en el partido. Cuando el mexicano Ayón, que celebraba hoy su cumpleaños, estaba en el mejor momento, se tuvo que sentar para no forzar la expulsión por acumulación de faltas. Bourousis seguía rebotando y metiendo todo lo que pillaba y Nocioni se hizo daño en el tobillo, por lo que tuvo que quitarse el chándal Maciulis y entrar en pista. La grada era atronadora y Rivers les calló metiendo un triple desde lejos. El contragolpe lo dio otra vez James, que en el último segundo hizo su 6/6 en triples para terminar el cuarto 67 iguales.
FOTO: Euroleague

No apto para cardíacos
El último cuarto fue algo no apto para personas con problemas cardíacos. Comenzaba Carroll con una bomba y a Maciulis le pitaron seguidamente antideportiva contra Adams. Bourousis seguía en su línea rebotando y encestando. Hanga fue otro hombre líder y hacía que Vitoria se envalentonara. Así el conjunto de Laso se veía con problemas y pedía tiempo muerto. Después de esa pausa, Llull apretaba el gatillo cada vez más lejos de la canasta y metía triples que hacían levantar a cualquiera de su asiento. ''El Chacho'', tras cortar un contraataque, metía otro triple y así junto a Felipe Reyes también, metieron hasta 7 triples seguidos. Bourousis metía otro para suavizar la cosa y además se llevaba un fuerte golpe del que se recuperó tras unos segundos tendido en el parqué. Blazic y Ayón eran eliminados a la 5ª falta y Bertans no dejaba ni un centrímetro a Rudy para que sacara de fondo. Décima a décima bajaba el reloj y después de que Rodríguez fallara uno de los dos tiros libres, Perasovic pedía tiempo muerto y luego sacó Hanga, después de que Bourousis le dijera algo. Se la pasó a Bertans y este, con pasos que no pitaron los colegiados, metió un triple sin dejar tiempo al Madrid para reaccionar finalizando el partido 89-88 y con unos 14000 aficionados que no quisieron perderse la celebración de los locales.