Noche mágica, de pasión...y remontada

  • El Real Madrid se entregó y venció ante el Wolfsburgo en un Bernabéu que presentaba sus mejores galas. Cristiano Ronaldo ofreció un recital histórico y dio el pase a semifinales de la Champions League.
FOTO: Agencias
Noche mágica en el Santiago Bernabéu y gloriosa para los hombres de blanco. El Wolfsburgo venía con el 2-0 de Alemania favorable a Madrid y se llevó un repaso de actitud y ‘bemoles’ en Concha Espina para quedar apeado de la Champions.

En un ambiente lluvioso y que invitaba a la épica se disputaban 90 minutos que bien podrían haber decidido la temporada madridista. Con él, difícil, cartucho de la Liga el Madrid lo fiaba todo a la Champions. Cita con la competición de las estrellas y con deberes pendientes por hacer en el Estadio Santiago Bernabéu. La afición merecía algo así. Desde las 18:30 empezó a poblar la plaza de los Sagrados Corazones y la Calle Marceliano en la llegada del autobús en torno las 19:30 horas y ahí se marcó el primer gol. Un gol anotado por el jugador número 12 del equipo y que siempre está detrás aunque no lo parezca: la afición.

FOTO: Real Madrid

Ya en el campo el estadio registraba un lleno hasta la bandera y animaba desde el segundo uno a los suyos en una ardua competencia de cánticos contra los ‘sonoros’ 2.500 seguidores ‘wolfsburguers’ que se hacían de notar y eran tapados por los ánimos de la afición madridista. Sin duda, una noche mágica no lo es si no hay pasión. Y la hubo a raudales en el Bernabéu.

Empezó con un remate de Sergio Ramos al palo para avisar a Benaglio de que su noche sería de todo, menos tranquila. Y quién avisa no es traidor. La siguiente jugada del Madrid ya hacía ‘recortar’ el cómputo global de la eliminatoria. Aparecía el gran protagonista del encuentro: Cristiano Ronaldo.

¿Cómo no te voy a querer, Cristiano?
Cabalgó Carvajal y se la sirvió en bandeja para que el astro luso empezase a poner los primeros cimientos de la remontada madridista. En el mismo minuto que se puso el 1-0, llegó el 2-0 para poner como mínimo la prórroga (eliminatoria igualada) fue Ronaldo con la testa quién se la metió a Benaglio. Los jugadores y la grada eran pura sintonía y el tercero parecía al caer

FOTO: Real Madrid


Se resistió en la primera mitad porque los blancos se durmieron en los laureles. Julian Draxler ponía a los suyos en más problemas al irse lesionado del terreno de juego y ahí para el Wolfsburgo pasar ya era casi un imposible. El Madrid tocaba la pelota y Kassai empezaba a recobrar protagonismo siendo muy permisivo con el juego de los de Hecking

La segunda mitad empezó con un tímido disparo de Schürrle lejos del arco de Keylor Navas. La réplica la puso Bale con una volea directa al segundo anfiteatro y en el 66’ un gol fantasma de Sergio Ramos (no entró por milímetros ese balón) Sonaba el ‘’sí se puede’’ y el ‘’a por ellos’’ en el Bernabéu y fue en el 77’ cuando la pelota quiso entrar.

Cristiano Ronaldo, de libre directo, ayudado por Keylor Navas en una ‘rara’ conversación entre ambos antes del golpeo. Parábola por dentro de la barrera y para dentro. Misión del 3-0 cumplida, el Madrid estaba en semifinales. Quedaba certificar ese billete para el bombo y dejar Milán a tan sólo dos partidos.
FOTO: Real Madrid

Jesé y Varane entraron al terreno de juego. Un gol del Wolfsburgo hubiese dejado K.O al Madrid, pero por fortuna no llegó y el estallido final del estadio se produjo con la victoria ‘merengue’. El Real Madrid estará en las semifinales y espera rival. La diana de Milán está más cerca.

FICHA TÉCNICA