Pesadilla en Alemania

  • El Real Madrid deberá de apelar a la épica en el Bernabéu. El Wolfsburgo, comandado por Draxler, le supo hacer daño a la versión 'floja' del equipo blanco.
FOTO: Getty


El Wolfsburgo, la que decían muchos “cenicienta del bombo”, puso contra las cuerdas al Real Madrid y dejó la eliminatoria abierta ‘de par en par’ para la vuelta en el Santiago Bernabéu. Los alemanes ganaron 2-0 y con solvencia, eso sí, bien ayudados por Gianluca Rocchi haciendo bien la labor de arbitrar en contra de los intereses blancos.

En el Volswagen Arena se jugaba una ‘final’ y tal vez el partido más importante de la historia de un conjunto cuyo nombre viene de la famosa fábrica de coches y que se empeñó en crear un equipo de fútbol. Los jugadores, bien alentados por la grada, dieron el 100% en el césped y del 2% de opciones que le dio Dante para el pase a semis, se ha quedado en 50% para pasar en el Santiago Bernabéu. El Madrid, si da la cara, sigue siendo favorito para la vuelta. Los blancos desganados en Alemania vivieron una pesadilla fraguada por Rocchi y ejecutada por el equipo teutón con Draxler a los mandos.

La 'manita' arbitral, presente
FOTO: Getty
Empezó con polémica el encuentro. Gol anulado a Cristiano Ronaldo. Rigurosamente ya que ni 50 tomas de repetición dejarán claro si hay o no fuera de juego del astro luso. Benaglio, ya batido, miró y sonrió aliviado al ver que el linier tenía el banderín levantado. Y tras ello, siguió la polémica con ‘el bueno’ de Gianluca ‘comiéndose’ un penalti sobre Gareth Bale que minutos después se repitió en la otra área y se lo pitó a Casemiro.

La diferencia estaba entre vestir con el escudo del Real Madrid, y vestir con el del Wolfsburgo. A los ‘lobos’ de la Bundesliga, sí que les pitó la pena máxima. Y permitió que Ricardo Rodríguez (lateral pretendido por el Madrid) abriese el marcador con una ‘paradinha’ vista a veces ilegal por la UEFA.

El 1-0 ya hacia ‘frotar’ los ojos al seguidor del conjunto alemán. Y 7’ minutos después, el 2-0 se elevaba en el electrónico y el partido se ponía cuesta arriba para los intereses ‘merengues’. Draxler percutía por la banda una y otra vez y Arnold fulminaba. El 2-0 ya no era una tontería y un gol obligaría al Real Madrid a hacer algo más que una épica en Concha Espina la próxima semana.

Decidirá el Bernabéu
Benzema dejaba el campo lesionado y los problemas se acrecentaban para un equipo que venía de culminar una heroicidad venciendo al Barcelona y que no estaba demostrándolo ante el Wolfsburgo. El descanso se asomaba y la bronca de Zidane se veía a venir…
FOTO: Getty

No surtió en un efecto esperado, pero sí que fue para intentar hacer reaccionar al equipo. Lo probó por medio de Cristiano Ronaldo y de Kroos, pero también tuvo el tercero Schürrle y perdonó ante Keylor Navas. Isco y James fueron los revulsivos del equipo, pero no fue suficiente. El Madrid deberá de apelar a una épica el próximo martes en el Bernabéu. El coliseo blanco se vestirá con sus mejores galas para intentar dejar la Undécima a 3 partidos. Bien lo merecerá vista la mala imagen en Alemania…El martes será otra historia.

FICHA TÉCNICA