Arbeloa: ''Ha sido un motivo de felicidad diaria vestir esta camiseta''


  • El madridista ha concedido una entrevista en exclusiva a Marca después de que hayamos sabido oficialmente que mañana se va a despedir del Santiago Bernabéu. En ella, ha hablado de lo que ha significado para él jugar en el Real Madrid y de sus planes más inmediatos



FOTO: El Confidencial



Último partido con el Madrid en el Bernabéu: ''Si te soy sincero no he querido pensar en ello. Aunque es verdad que ayer cuando me levanté y vi la página de Marca con un reportaje sobre mi adiós al Bernabéu y todos los mensajes en redes sociales pues uno empieza a ablandarse y se te ponen los pelos de punta. Ves que llega ese día tan especial. Pero hasta entonces ni había querido pensar en ello''.

¿Siente pena o alegría?: ''Es tristeza y melancolía por saber que dejas atrás lo mejor de tu vida. Sabes que allá donde vayas no vas a encontrar la felicidad que he tenido aquí, pero también que era un día que tenía que llegar. Me voy con la alegría de poder despedirme de la afición y del club. Eso es lo mejor de todo''.

¿Le ha dado vueltas a su adiós?: ''He intentado no hacerlo. Ahora van sucediendo cosas y vas intentando asimilarlo, aunque voy estando un poco más nervioso''.

¿Qué quiere hacer en su despedida?: ''Lo primero que quiero es ganar el partido para seguir peleando por la Liga. Luego, cuando acabe, poder ir al centro del campo a despedirme de la afición para dar las gracias por haberme querido tanto. Con eso seré feliz''.

¿Está listo para llorar?: ''No estoy preparado y espero no hacerlo, pero si lloro será de felicidad, eso está claro. Soy una persona que siempre escondo bastante mis emociones y veremos si lo consigo en esta ocasión.

¿Es uno de los momentos más difíciles de su carrera deportiva?: ''Te alegras por estar siete años y seguro que un día pensé que jamás iba a estar tanto tiempo en este club. Miro hacia atrás y sólo puedo sentir orgullo. Es un momento triste para mí porque dejar al Madrid nunca es fácil, pero mirando atrás siento satisfacción y orgullo. Ha sido un tiempo muy feliz, lo mejor de mi vida lo he pasado aquí''. 

Se va ganándolo todo. ¿Se considera un privilegiado?: ''Por supuesto. Jugar en el Madrid ya es un privilegio, probablemente el mayor que puede tener un futbolista. Para mí ha sido lo más grande, jugar en el Madrid, entrenarme cada día en Valdebebas. Ha sido un motivo de felicidad diaria vestir esta camiseta y luego he tenido la gran suerte de ganar títulos. Además, he contado con el apoyo de todos los técnicos, desde Pellegrini, mi admirado y querido Mou, Carlo, Rafa y con el que era mi ídolo de pequeño, Zidane. Y, por supuesto, el privilegio diario de entrenarme con los mejores del mundo, todo un reto. He ganado mucho, pero no hay nada como la felicidad de sentirte jugador del Real Madrid cada día''.

¿Es imposible que renueve o la esperanza es lo último que se pierde?: ''Sí, es difícil porque me quiero sentir útil y ha habido muchos momentos este año en los que uno se quiere sentir protagonista en el campo y no podía ser. Uno no tiene que estar en el Madrid por el pasado y sí por lo que puede aportar en el futuro. Es el momento de decir adiós y creo que lo digo en el momento correcto.Hay mucho madridista que cree que al Real Madrid sin su espartano le falta algo, que su figura en el vestuario es clave. Dejo un gran legado en mis compañeros. Hay grandes guardianes del madridismo, como Ramos, Casemiro, Carvajal, Nacho... También gente de fuera que es muy madridista, como Modric, que desde el primer día ha querido y ha defendido a este club. Espero que defiendan al Madrid como lo he hecho yo''.

¿Qué le gustaría decir al madridismo?: ''Sólo darle las gracias por estos años de cariño hacia mí y mi familia. Estoy en deuda con ellos para siempre. Y que defiendan este escudo por encima de todo y que aplaudan siempre a los de blanco, que son los nuestros''.

¿Cómo quiere que le recuerden?: ''Como un aficionado que llegó aquí hace muchos años y que veía los partidos desde el cuarto anfiteatro y ha tenido la suerte de pisar el césped y de defender al Real Madrid dentro del campo. Soy uno de los suyos. No sé si ha defendido más al Madrid en el campo o fuera del campo. Se puede decir que nunca dejaba de jugar, siempre al pie del cañón para defender a su club. Dentro del campo estoy más que contento por todo lo que he jugado y por haber sido importante en muchos y grandes partidos. Fuera del campo he hecho lo que tendría que hacer cualquier jugador del Real Madrid''. 

¿Qué jugador puede ser el nuevo Arbeloa?: ''Estoy seguro de que muchos aficionados se han visto reflejados en mí porque ellos hacen lo que hago yo, que es defender este club. Ellos lo hacen a su manera y yo a la mía. Es verdad que yo tengo más foco, pero ellos sienten que les escucho y que les defiendo''. 

¿Cree que el club necesita una figura que defienda con más vehemencia al club?: ''Butragueño hace muy bien su trabajo, es exquisito en sus palabras. Pero es verdad que con el Madrid se es especialmente duro, hay una vara de medir para el resto del mundo y otra para el Madrid y yo creo que eso es lo que más le duele a la afición. A veces sí que echan de menos alguien que alce la voz, que defienda esas injusticias y que muestre al mundo ese trato que se tiene hacia el club. Creo que sí, es algo que el madridismo echa en falta''.

¿Le ha quedado la espina de ser capitán del Madrid?: ''No, qué va. Hubiese sido un orgullo, pero hay muchos compañeros que merecen ese brazalete''.

¿Raúl ha sido su referencia a la hora de liderar el vestuario del Madrid?: ''De Raúl me quedo con que siempre quería ser un capitán desde el ejemplo. Él siempre era el primero en los calentamientos, el que más ganas le ponía, el más serio, el que llegaba primero, el que se marchaba el último... Era la manera de liderar de Raúl, más que con palabras o discursos. En este año difícil para mí he intentado ser el mejor de los profesionales y no bajar nunca los brazos. Después de vivir llegadas míticas en el bus al Bernabéu, no descarto verle dentro de unos años abajo, como un aficionado más, en futuros recibimientos...Seguro que también recibiré al autobús en un futuro junto al resto de aficionados, entre otras cosas porque ya lo hacía antes, no me pillará de nuevas''. 

¿Con qué recuerdo se queda de su etapa en el Madrid?: ''Elegiría tantos... Pero he vivido más días duros que de disfrutar por la exigencia de ganar, algo que es imposible hacer siempre''. 

¿Se arrepiente de algo?: ''Creo que no te lleva a ningún lado. No lo sé, pero tengo la conciencia tranquila. Creo que lo volvería a hacer casi todo igual''.

 'Cabalgamos juntos, morimos juntos': ''Es una forma de expresar a la afición que cuando estamos todos juntos somos más fuertes, porque los éxitos son de todos''. 

¿Mourinho marcó un antes y un después?: ''Mediáticamente sí. Seguramente el trato de la prensa hacia mí ha sido muy diferente y en ese sentido sí. Pero Mou me ha ayudado no sólo en lo futbolístico, sino en lo personal. A no tener miedo a decir lo que piensas, a no tener miedo a defender a tu club. Ese es un legado que José dejó en mí y por lo que le estaré siempre agradecido. Es verdad que tiene una parte mala en lo que se refiere al desprestigio, pero lo bueno es irte con la conciencia tranquila a la cama por saber que estás haciendo lo correcto''.

¿Qué frase se le ha quedado grabada de Mourinho?: ''Decía que 'señorío es morir en el campo y no filosofía barata'. Eso refleja muy bien su personalidad y lo que significa el Madrid y el fútbol''.

¿Cómo explica su condición de mediático en las redes sociales?: ''Creo que la gente ha visto en Arbeloa a alguien que defiende a su club, a pesar de las consecuencias que ha tenido para mí. Pero he hecho lo que tenía que hacer, defender al club por encima de todo''.

¿Qué es lo más bonito que le ha dicho un compañero?: ''Todos me dicen que me quede más. Tengo compañeros que son un '10' todos, me han tratado fenomenal''

Ha jugado con todos los galácticos. ¿Quién le ha impresionado más?: ''Ha sido un sueño. Jugar con Raúl, Zidane, Ronaldo, Roberto Carlos, Figo... Tenía 20 años y los veía por la tele. Luego en la segunda etapa de Florentino vinieron Cristiano, Karim, Kaká... Los mejores jugadores del mundo. Ha sido un privilegio y un reto entrenarme con los mejores. Para mí eso también ha sido un título. Les ves y dices: "¿Cómo se puede jugar tan bien al fútbol?". Te dejan con la boca abierta''.

¿Su intención es jugar mucho más?: ''Quiero seguir jugando, lo tengo claro. Me queda cuerda para rato. Me encanta entrenar y jugar y quiero seguir hasta que el cuerpo aguante. Una de las cosas que quería hacer es tener la cabeza en el Madrid hasta el final y lo he conseguido. No tengo nada, no sé nada de dónde voy a estar el año que viene''.

Su despedida del Madrid puede ser con doblete: ''Pues sería la despedida soñada. Ganar la Undécima contra el Atlético sería... No se podría pedir más ni podría pedir un final mejor. Pero es verdad que el reto que tenemos ante nosotros es gigantesco, estamos hablando de un rival que está en el mejor momento, que ahora mismo puede que sea el equipo más fuerte de Europa. Tenemos que hacer no sólo el partido perfecto, sino el partido de nuestras vidas si queremos ganar al Atlético''.

¿En el vestuario se piensa en el doblete o todo está centrado en Milán?: ''Hemos hablado de la importancia de centrarnos en ganar los dos partidos que nos quedan en Liga, y nada más. Si nosotros hacemos nuestro trabajo, veremos qué pasa. Sabemos que pueden ocurrir cosas y que todo puede pasar en la Liga''. 

¿Cómo ha asimilado el equipo una nueva final con el Atlético?: ''Pues sabiendo que tenemos un muro delante, un escollo, una piedra enorme. Tendremos que dar lo mejor de nosotros mismos. Ellos están con mucha confianza, están por delante de nosotros en la Liga, incluso, han gastado más dinero que nosotros este año. Creo que tienen muchos motivos para sentirse favoritos y nosotros muchos motivos para saber que debemos darlo todo para ganarles''. 

¿Haber ganado en Lisboa les da ventaja?: ''Espero que sí. Quizá ellos puedan tener esa ansiedad de que sería muy duro perder otra final ante el Madrid. Y también seguro que piensan que hasta el último minuto vamos a estar vivos. Para ellos será complicado y seguro que no nos querían en la final''.

El Atlético da la sensación de tenerles tomada la medida, aunque no en Europa: ''Es verdad que desde Lisboa nos han ganado más partidos, pero los más importantes los ganamos nosotros. Se me viene a la mente el gol de Chicharito. Pero sabemos que son un equipo muy fuerte y que están con mucha confianza. Para mí es una final muy igualada. Son un bloque que llevan muchos años trabajando juntos y nosotros con Zidane apenas unos meses. Ellos tienen muchas ventajas, pero lo bueno es que nosotros somos el Madrid''.

¿Es una presión añadida que el rival sea el Atlético?: ''No, es una final de la Champions. Por suerte nosotros tenemos 10 y ellos tendrán más presión que no tienen ninguna y juegan contra nosotros, que ya les hemos ganado una vez. Quizá ellos puedan acusar más la presión, pero en un partido puede pasar de todo''.