¡¡¡Cómo no te voy a querer si fuiste campeón de Europa por Undécima vez!!!


  • El Real Madrid es campeón de Europa. Vibrante y eléctrico partido que se decidió en los penaltis con un gol decisivo de Cristiano Ronaldo. El partido tuvo de todo y se finiquitó en el último suspiro.
FOTO: Agencias

Es real. El Real Madrid ha conseguido La Undécima Copa de Europa en Milán. Partido agónico en el que cinco penaltis le han dado el tan ansiado triunfo al equipo blanco. Éxtasis total en San Siro con el penalti decisivo de Cristiano Ronaldo. El fallo de Juanfran, fue a la postre, determinante para alzar la número 11 y poder celebrar a coro que el Madrid sigue siendo el rey de Europa.



La gloria tuvo que esperar concretamente 120 minutos y cinco agónicos penaltis en los que no fallaba nadie. Todo cambió cuando Juanfran Torres la estampó en la cepa del poste y Cristiano Ronaldo se descamisaba para el deleite madridista. Era ya campeón de Europa, y lo era con todos los honores. Se había sufrido, se había llorado, pero el Madrid tocaba ya la gloria y eternidad con la yema de los dedos.

El partido fue un sinfín de historias inolvidables. Dominio aplastante del Real Madrid desde el minuto 1’. Gol tempranero, en el 15’ de Sergio Ramos y siesta de los blancos que casi termina en desastre. El gol del central de Camas fue determinante para abrir espacios en la defensa del Atlético, fue decisivo. Ramos batía a Oblak y cimentaba ya La Undécima. Quedaba mucho partido, y mucho sufrimiento todavía por pasar.

Fue en el segundo tiempo cuando el Atlético se estiró e inquietó la portería de Keylor Navas. En un penalti errado de Griezmann tuvo el empate y tras la ocasión perdonada por Gareth Bale, Carrasco puso el 1-1 y la locura rojiblanca que creía en la victoria más que nunca. El Madrid estaba noqueado y el título se le escapaba de las manos ya que pesaban demasiado y quedaba todavía una prórroga intensa por jugarse.

FOTO: Agencias

En los 120 minutos de prórroga apareció la raza ‘merengue’ y el espíritu de las grandes ocasiones. Mantuvo el resultado sin pena ni gloria y todo estaba reservado para la lotería. El esfuerzo de una competición, quedaba pendiente de un hilo, y se decidía en los penaltis.

Empezó lanzando Lucas Vázquez y transformó. El canterano señalaba el escudo que portaba en el pecho y dejaba claro que si morían, sería matando y en la orilla. Tras el gallego lanzó Marcelo y también lo anotó y se desgañitó en la celebración. Posteriormente, un extasiado, Bale que mandó suavemente la pelota a guardar dentro de la portería de Jan Oblak. Ramos redondeó su partidazo transformando la pena máxima. Y fue Cristiano, fue el héroe, el luso marcó y lo demás ya es historia madridista. ¡Gracias equipo por hacernos soñar despiertos!