El Madrid cae de pie y en el último asalto

El Real Madrid luchó la Liga hasta el último suspiro. Doblete de Cristiano Ronaldo que bien valió una victoria en Riazor. La segunda parte sobró, el Madrid desconectó y pensó en Milán. El Barcelona pudo con el impasivo Granada y se alzó con el título liguero.


FOTO: La Liga

Gracias Real Madrid. Gracias Zinedine Zidane. Habéis hecho una segunda parte de La Liga para el recuerdo. Gracias por devolver la fe a los madridistas y por hacer soñar a la afición.  Por demostrar que el orgullp y ADN blanco sigue intacto. Por luchar contra todo, y contra todos. Gracias Real Madrid por ese liderato momentáneo de 14 minutos en Riazor. Todo lo posible al alcance del equipo lo habéis hecho.  12 victorias consecutivas para ir a Milán con la cabeza más alta que ayer, pero menos que mañana. Gracias Real Madrid.

Bien es cierto que el Barcelona se proclamó campeón de Liga en el día de ayer. Y el Real Madrid ganó. Cumplió con su parte y realizó un partido serio en Coruña.  Otras circunstancias impidieron que Zidane hiciese desde ayer historia en el Madrid. Cosas que no llegan al alcance del Real Madrid de Zidane...

Muy poco tardó Cristiano Ronaldo en solventar el encuentro. Dos fogonazos, dos veces para probar a Pletikosa y dos goles. Uno de '9' de área y otro de cazagoles con la testa. El Madrid ganaba 0-2 y ya pensaba en Granada. El partido de Riazor dejó de importar cuando Suárez firmó el hath trick en Los Cármenes y le daba el título a los azulgrana ante un muy impasible Granada.

El Madrid buscó, mientras, el tercero y fue precisamente Cristiano Ronaldo quien con vehemencia se lanzó a por los coruñeses y sólo el poste evitó su poker.

El segundo acto fue un fiel reflejo de que el equipo desconectó y ya empezó a prepararse para Milán. Descanso para Cristiano, Bale y Kroos, que eran los elegidos para los cambios. El Deportivo se estiró en busca de anotar un gol y Keylor Navas emergió de la nada para ser el salvador de un Madrid adormecido en el segundo acto. No fue a más y Lahoz decretó el final del encuentro y de la Liga para el Madrid. Murió de pie y en el último asalto, hizo las cosas como debia hacerlas y ya pone sus cinco sentidos en esa ilusionante final de Milán.  La competición favorita del madridismo. El premio gordo de la temporada: La Champions League