La revolución Zidane en la Liga

  • El técnico galo fue capaz de darle la vuelta a una racha muy negativa que había dejado su predecesor Benítez y casi logra la machada de ganar la Liga. 
  • El Real Madrid ha alcanzado en el tramo decisivo de la temporada , y solamente algunos tropiezos puntuales le han impedido alzarse campeón de Liga.
  • El 28 de mayo el Madrid llega a la final de Milán con todos los jugadores preparados, motivados y en forma. 
FOTO: Agencias

Este es el rostro del Real Madrid en este final de temporada. Pese a que el equipo merengue no ha conseguido ganar el campeonato nacional de Liga, es evidente que el buen momento de forma y de juego que le ha llevado a tener opciones hasta el final de ser campeón, y una plaza en la final de la Champions tiene detrás la mano de Zinedine Zidane.

Remontémonos a principios de año. Benítez era destituido de su cargo tras una primera vuelta horrible, en la que el Madrid se dejó además de puntos, el orgullo en el Clásico del Bernabéu con victoria culé por 0-4. El empate en Mestalla, en un partido en el que la suerte "arbitral" no ayudó ni mucho menos, el Madrid empataba 2-2 contra un Valencia en crisis, y suponía el fin de la etapa Benítez. Los empates frente al Sporting en El Molinón en la primera jornada, el Málaga en el Bernabéu y la penosa imagen dada en el derbi contra el Atlético (1-1) solamente fuero el preámbulo del 3-2 del Sevilla y la penosa derrota del Clásico. Era el momento de Zidane, el "inexperto" entrenador del Castilla.

Nada más lejos de la verdad. En el fútbol como en la vida, un pedazo de papel no te dice lo efectivo que seas en tu trabajo ni lo mucho que sabes sobre este deporte, y sino que le pregunten a Paco Jémez que puso en duda la profesionalidad de Zidane. El astro francés, fue la apuesta de la directiva blanca para recuperar el orgullo y el estado anímico que había dinamitado Benítez. Y así fue.

La trayectoria de Zidane en el tramo final de temporada es soberbia, sumando 51 puntos en Liga, y con solamente una derrota (Atlético) y dos empates (Betis y Málaga) y dando auténticas exhibiciones en el Santiago Bernabéu con goleadas sobre equipos sólidos como el Depor, Villarreal, Sevilla, Celta, y los partidos de casta y "huevos" como la victoria 1-2 en el Camp Nou, o la remontada frente al Rayo en Vallecas además de las 12 victorias seguidas en el final de temporada, algo que no se había logrado antes. Lo cierto es que si el entrenador francés hubiera empezado desde el principio, o incluso desde el 0-4 del Barcelona, puede que hoy la Liga hubiera estado en Chamartín. No lo sabremos nunca. Pero lo que si sabemos es que el 28 de mayo, pase lo que pase, Zidane se ha ganado la continuidad gracias a su trabajo tanto en la Liga como en la Champions, y no por quién había sido en sus tiempos como jugador.

El madridismo sueña con su equipo campeón de Europa por undécima vez en Milán, y esperan que la sonrisa del mago francés, reaparezca al final del partido crucial de la temporada.