¡¡Sí, sí, sí nos vamos a Milán!!

  • El Real Madrid estará en la final de Milán. Gareth Bale marcó el gol de la victoria. Sufrimiento final con premio en el Bernabéu. La afición disfrutó de la victoria y ahora los blancos lucharán por la Undécima.


FOTO: Real Madrid


Real Madrid y Atlético de Madrid se enfrentarán en Milán y reeditarán la final vivida en 2014. Gareth Bale, curiosamente que marcó en la ciudad portuguesa, lo volvió a hacer para batir al infranqueable Joe Hart. Los blancos celebraron con su gente el pase a la final. La gente de 10 forjando la historia madridista en Concha Espina. La Undécima ya está a tan sólo un derbi madrileño en tierras italianas…



Desde primera hora se empezó a llenar la Plaza de Los Sagrados Corazones. Miles de madridistas congregados para dar ese último aliento a los jugadores antes de afrontar el decisivo encuentro ante el Manchester City. Dicen que la unión hace la fuerza, y dicho y hecho. La simbiosis entre afición y jugadores surgió en efecto y el Madrid consiguió su deseo de acceder a la finalísima de su competición predilecta.


Desde el minuto 1 empezó a rugir el estadio y el estallido cuando atacaban los blancos era total. Presión intensa del City que no se estiraba y buscaba la portería ‘merengue’. Empezó el encuentro con la noticia de que su central franquicia se retiraba lesionado del campo: Kompany.

Fue en el 20’ de la primera mitad cuando se cantó el gol de Bale. Gol con sabor a Milán y aroma de Champions League. El galés se empezó en hacerlo posible. Un milagro llamado Real Madrid y dirigido por Zinedine Zidane. Un milagro que se hizo patente desde que cogió las riendas del equipo y se ofuscó en llevarle a la final de la competición continental. Fue posible. En el 20’ ya era una realidad. Bale, de nuevo, protagonista y héroe madridista.

FOTO: Real Madrid

No sería todo ‘coser y cantar’…
El Madrid no materializaba sus ocasiones (gol anulado a Ramos y penalti clamoroso de Mangala por mano) y a poco para el descanso se le encogió el corazón. Fernando la estampaba contra el poste en una de las únicas ocasiones del cuadro ‘citicen’ de Manuel Pellegrini.

Tras el descanso, el ritmo bajó. Tuvo dos muy claras el equipo blanco. Primero Jesé, la mandó al cuarto anfiteatro cuando lo tenía todo para marcar y luego Modric en una jugada que Skomina no había decretado fuera de juego y dejó al balcánico ‘helado’ en boca de gol cuando sólo faltaba Hart. El segundo se resistía y tocaba sufrimiento en Madrid.

Cristiano tuvo las suyas (incluso marcó un gol con la mano), pero tampoco consiguió el segundo. Al igual que Bale, estrelló el balón a la cruceta con un soberbio testarazo. Los ‘skyblues’ seguían vivos en la eliminatoria y gozaron del último ‘uy’ cuando el encuentro ya agonizaba.

FOTO: Real Madrid

Fue el gran desaparecido de las semifinales. Sergio ‘Kun’ Agüero lo intentó desde el Etihad y casi sorprendió a Keylor Navas (pura vida al 'tico', imbatido en el Bernabéu en Champions). El pulso del madridismo se aceleró en esa jugada. Ahí estaba el billete de Milán. Ya lo había adquirido el Madrid y cuando Skomina pitó el final, sólo quedaba celebrarlo. ¡¡Nos vamos a Milán!!