Bale brilla con Gales


  • La selección galesa ganó 0-3 a Rusia en un partido en el que dominó de principio a fin y se mereció la victoria. Partidazo una vez más de Gareth Bale, que es el máximo goleador del torneo



FOTO: UEFA



Gales empezó el encuentro siendo muy incisiva y buscando la portería rusa. El primer disparo a puerta llegó en el 1' de la mano de Gareth Bale, que entró en diagonal desde la línea de fondo y se perfiló para su pierna izquierda, pero Akinfeev la paró. Los galeses tenían ganas de tener la pelota y controlar el partido, mientras que Rusia apenas gozaba de la posesión del balón. En el minuto 11 Ramsey batió a Akinfeev levantando el balón con mucha elegancia después de un pase de Joe Allen: 0-1 para Gales. Pasados los primeros quince minutos de partido, Gales dominaba ampliamente el juego y Rusia apenas ofrecía peligro alguno respecto a la portería de Hennessey. En el 20 llegaba el segundo de los galeses, esta vez el autor fue Neil Taylor.

Los rusos lo intentaban y en el 27' Hennessey realizaba un paradón después de que Dzyuba se quedara solo frente al guardameta de Gales tras un pase muy largo de Akinfeev. El futbolista logró meter el pie, pero el portero galés se anticipó bien y logró impedir el tanto de Rusia. Su juego se basaba en meter centros a la olla o aproximaciones prácticamente individuales, de forma que se les hacía muy complicado entrar en el área galesa. La primera parte terminaba con un claro dominio de Gales, que fue muy superior en todas las líneas y sus contras llevaban mucho peligro a la portería rival.

La segunda parte comenzó con otro ataque de Gareth Bale por la izquierda al contragolpe, pero el meta ruso volvía a detener el balón. Gales quería aguantar más la pelota y en el 55' el futbolista del Real Madrid se quedó solo delante de Akinfeev tras un pase de Ramsey desde la banda derecha pero el disparo del galés lo desvió con la punta del pie. Pasaban los minutos y Gales veía cómo estaba más cerca de lograr un pase histórico para su combinado nacional. En el 67' Gareth Bale por fin conseguía su recompensa y marcaba tras un gran pase de Ramsey en profundidad con el exterior. El madridista se desmarcó y batió al portero ruso desde dentro del área con la zurda, también con el exterior de la bota. Con el 3-0 ya parecía estar todo sentenciado y no había aproximaciones por parte de ninguno de los dos equipos. Los jugadores tocaban y tocaban sin crear exceso peligro en ninguna de las áreas y Gales acabó el encuentro jugando como quería ante una derrotada Rusia.