Lukaku salva a Bélgica


  • El conjunto belga vuelve a sonreír tras haber ganado por tres a cero. La mejoría de Hazard y De Bruyne y el acierto de Lukaku dejaron sin opciones a una Irlanda que nunca creyó en la remontada



FOTO: AS 


Tras la derrota ante Italia (0-2), Bélgica necesitaba hacer un buen partido que le llevara a la victoria y a recuperar buenas sensaciones. Hoy, ante Irlanda, no demostró el nivel de la fase de clasificación, pero sí eficacia. El conjunto belga fue mucho más ofensivo que en el partido anterior gracias a la figura de De Bruyne, que se sintió muy cómodo jugando como mediapunta. Los irlandeses, por su parte, volvieron a exhibir el juego fresco que tanto les caracterizó –y a la vez gustó– en el encuentro ante Suecia, pero su única vía de ataque era con balones largos para Long.

Durante el primer tiempo no hubo demasiado fútbol: Bélgica no tenía paciencia en los metros finales e Irlanda llevaba poco peligro a la portería contraria. Hazard contó con una gran ocasión para poner por delante a su equipo, pero pecó de impulsivo.

En la segunda parte todo cambió. Los belgas pudieron correr y encontraban espacios, algo que les hace muy peligrosos. En el minuto 47 De Bruyne regateó y asistió a Lukaku, que lanzó con su zurda un balón muy ajustado al palo que fue imposible para Randolph. Irlanda necesitaba cambiar su guión si quería sacar un buen resultado, pero no lo hizo y le faltaba profundidad. Irlanda no creía en la remontada y Bélgica lo aprovechó: en el 60' Witsel puso el 2-0 con un cabezazo tras un centro de Meunier, y en el 69' Hazard asistió a Lukaku para que éste hiciera su doblete particular.