Y luego, se vino la fiesta

  • La victoria blanca dejó imágenes para el recuerdo como fueron el abrazo entre Laso y Pascual, el selfie de Llull o Rudy llevándose la red.
FOTO: ACB Photo
Llegaba el pitido final y los blancos saltaban a cancha eufóricos
Aunque en cancha sean rivales, fuera hay dos grandes entrenadores y personas

El selfie al que Sergio Llull cada vez nos tiene más acostumbrados
Y mientras, Rudy se quedaba con su trofeo particular

A lo que luego vino la fiesta en el vestuario

Luka Doncic se sentía en casa con la afición

Y un hermanamiento entre jugadores y aficionados

Que siguió a la salida del pabellón