Duelo de titanes y el balón de oro de fondo


  • Portugal y Gales. Cristiano Ronaldo y Gareth Bale. Caminos diferentes y sensaciones diferentes entre ambos equipos durante su trayectoria en la Eurocopa. Analizamos para Real Bernabéu la senda de ambos jugadores y sus respectivos equipos hasta el choque en semifinales entre ambos.


Foto: Agencias

La Eurocopa de Cristiano Ronaldo y Gareth Bale está transcurriendo por diferentes sendas y sensaciones, pero al final, el destino ha llevado a Portugal y Gales a disputar una semifinal inédita: la primera que disputarán los galeses, y nada menos que debutando en el torneo continental. 

Portugal no empezó con buen pie en Francia. Su primer partido se saldó con un lastimoso empate 1-1 con Islandia, con un equipo que desconectaba y una defensa con muchos despistes, impropios de la veteranía de Carvalho y Pepe. Su estrella no lució en aquel partido, ni en el siguiente contra Austria, que se saldó con un 0-0 y con un penalti fallado por Cristiano. Sin embargo, el partido decisivo contra Hungría hizo constar dos realidades: la defensa de Portugal necesitaba cambios que posteriormente se hicieron, pues el combinado húngaro anotó tres goles frente a los otros tres anotados por Portugal

3-3 y dos goles de la estrella del Real Madrid: Cristiano puso uno de los goles del campeonato de tacón en la portería húngara, y poco después, remató un centro de cabeza con un soberbio testarazo. Portugal pasaba por los pelos y sin ganar ningún partido de la fase de grupos. 

Su siguiente rival, Croacia, venía con la moral por las nubes tras completar una buena fase de grupos que culminaron con la victoria frente a España y que a la postre condenó a nuestra Selección. Portugueses y croatas disputaron un partido trabado, táctico, y con alternativas para ambos, pero en la prórroga, del que hubiera sido el gol croata, la posterior contra se tradujo en el gol de Quaresma tras empujar un rechace de un disparo de Cristiano. En cuartos de final, les esperaba la Polonia de Lewandowski. Empezó muy mal el partido cuando Polonia marcó por medio de su ariete en el minuto 2. Renato Sánches puso las tablas, y en los penaltis, los lusos se hicieron con la victoria para alcanzar las "semis".

Nadie hubiera apostado porque Gales alcanzaría en su debut unas semifinales de Eurocopa. Pero si hay algo que ha demostrado este torneo es la supremacía del juego en equipo frente a las individualidades. Los galeses comenzaban con buen pie, ganando por 2-1 a Eslovaquia, un equipo duro y con buenos jugadores, con gol de Bale de falta incluido. Repetiría el expreso de Gales de
nuevo, pero en esta ocasión frente a Inglaterra. Sin embargo, un gol en fuera de juego de Vardy y un gol de Sturridge, supusieron la derrota de la selección galesa. Pero frente al siguiente rival, Rusia, Bale y los suyos demostraron que no están en la Eurocopa para hacer turismo por la campiña francesa: 0-3, y a octavos, con otro gol de Bale

Irlanda del Norte no lo puso nada fácil. Fue un partido trabado, sin ocasiones, y con los dos equipos buscando la forma de descifrar la defensa del otro guardando la ropa en todo momento. Fue un centro de Bale desde la izquierda el que se convirtió sin querer, en el autogol de McAuley

Y llegó el momento de demostrar hasta que punto quería llegar Gales: enfrente esperaba Bélgica, ese equipo lleno de individualidades y carente de un sistema claro de juego. Nainggolan golpeó primero para los belgas con un soberbio golazo, pero Williams volvió a despertar a la afición galesa. Posteriormente, Robson-Kanu y Vokes, anotaron otros dos goles que mandaron a Bélgica fuera de la Euro. Han logrado algo increíble he inesperado, y junto a Islandia, son la sorpresa del torneo. 

Ahora Cristiano y Bale se verán las caras. Frente a frente, las dos estrellas del Real Madrid, se enfrentarán el miércoles 6 de julio en un partido prometedor, en el que cualquiera puede dar un paso más para lograr la gloria de ser campeón.