Nuevo objetivo madridista: André Gomes


  • El club blanco desde ha ce meses corre tras el portugués y puede que finalmente se hagan con él. El Valencia no se deshará de él fácilmente, pero su situación económica juega a favor del Madrid 

En la dirección deportiva del Madrid ven a André Gomes como el relevo ideal para Luka Modric, el motor del equipo. Su visión de juego, el equilibrio que aporta, su innegable calidad, su excelente golpeo de balón con ambas piernas, su potencia y su capacidad de trabajo hacen que, unido a su juventud, se le considere un refuerzo clave para el centro del campo, la zona que más ha insistido Zidane en potenciar. El portugués puede jugar de centrocampista puro o de interior zurdo, desde donde explota su poderoso disparo. 

A sus 22 años está considerado uno de los mediocampistas ofensivos más prometedores del panorama internacional. De hecho, el Real Madrid no es el único club español que se ha fijado en él. El Barcelona también anda tras el portugués por petición expresa de Luis Enrique.

Pero además, varios de los grandes clubes de Europa se disputan su fichaje. La Juventus es el que más interés ha mostrado llegando a presentar una oferta formal de 40 millones que el Valencia rechazó. También se han interesado el United, el Chelsea, el Liverpool, el Nápoles y el Inter. Y el último en preguntar ha sido el todopoderoso PSG de Unai Emery. 

Pero el interés del Real Madrid en André Gomes no es nuevo, se remonta a muchos meses atrás. En las oficinas del club blanco no pasó inadvertido el gran papel que completó en su primer curso en el Valencia de Nuno durante la temporada 2014-15. Desde ese momento, comenzaron a seguirle de cerca.

André tiene contrato hasta 2020 y una cláusula de rescisión de 120 millones. El Valencia difícilmente lo traspasará por menos de 60-65 millones porque conoce el enorme potencial del jugador y no está dispuesto a malvenderlo. Pero haberse quedado fuera de la Champions para la próxima temporada ha supuesto un varapalo deportivo y económico y la entidad necesita liquidez. En este escenario, será muy difícil retener al cotizado interior portugués si llega una oferta importante; cosa que, a la vista del potencial de los equipos interesados, va a suceder. También conviene tener en cuenta que el 25% de ese traspaso irá a engrosar las arcas del Benfica, club que lo cedió en verano de 2014 para posteriormente acabar traspasándolo.

En las oficinas del club blanco han tratado de llevar la operación con el mayor sigilo porque son conscientes de que las negociaciones con el club che suelen ser bastante complicadas desde 'lo' de Mijatovic. En cualquier caso, confían en su buena relación con Peter Lim, dueño del Valencia, y con el agente del jugador, Jorge Mendes, para lograr su objetivo.

Además, su llegada no implicaría necesariamente que Paul Pogba quedase descartado, aunque las altísimas pretensiones de la Juventus (160 millones) dificultan la operación, por mucho que sea la opción favorita de Zidane. El que sí quedaría descartado sería N'Golo Kanté.