El ''nuevo'' y el de siempre


  • Bale y Asensio, los dos jugadores del Madrid que más brillaron ayer en Anoeta, solventaron un partido en un campo difícil con goles de mucha calidad y nivel.
  • Teniendo en cuenta las bajas de Benzema, Cristiano, Modric y Keylor Navas en el partido de ayer, y el buen momento de James, es ilusionante para el madridismo el fondo de plantilla de esta temporada.


Foto: Real Madrid

Ayer era la primera prueba de fuego para el Real Madrid de Zidane, que iniciaba la Liga en un estadio complicado y experto en vencer a rivales de envergadura como Atlético, Barcelona, o al equipo blanco. Y se superó con creces.

Zidane sacó al campo una alineación que a primera vista, podría considerarse plagada de suplentes, pero nada más lejos de la realidad. Este Madrid tiene la gran virtud de tener jugadores de muchísima calidad pese a las lesiones o bajas que pueda sufrir, y todos están enchufados en el proyecto. Lo demuestra la implicación de James al salir como tercer cambio y dar una asistencia de gol para que Bale firmara su doblete. 

Precisamente Bale, y el joven Marco Asensio resolvieron el partido por la vía de la contundencia y de la calidad. El galés puso la primera piedra con un golazo de cabeza, que fue calcado al que anotó la pasada Liga en el mismo estadio y que a la postre otorgó la victoria a su equipo. Asensio, que ya parece que se ha ganado un puesto en el once, firmó una jugada de genio: desmarque de ruptura, control en carrera, y definición de genio ante la salida de Rulli. Ojo con este chico, porque cada día parece que va a más. Además, el partido de Morata como referencia fue sensacional, haciendo su labor con intensidad, movilidad, y creando peligro constante. 

Finalmente, Bale, a pase de James, liquidó a la Real Sociedad en el descuento cerrando la goleada con un 0-3 que ilusiona al madridismo, teniendo en cuenta las bajas de Cristiano Ronaldo, Benzema, Modric, o Keylor Navas. Habrá que ver el papel de James e Isco, y si se vuelven a ganar un puesto en el once, porque de momento los nuevos (Asensio y Morata) brillan, y los que ya brillaban (Bale) lo siguen haciendo como siempre.

Zidane y el madridismo deben de estar de enhorabuena: tienen una plantilla extensa capaz de resolver con calidad situaciones delicadas sin contar con algunos de los mejores jugadores del mundo, y por otro lado, los "nuevos" brillaron, y los que siempre lo han hecho, lo hacen más que nunca.