Inicio triunfal y de ilusión

  • Primera victoria liguera del Real Madrid. Bale abrió y cerró el triunfo en Anoeta. Asensio se lució con un golazo. Morata firmó un gran partido, al igual que Casemiro y Kroos. Tres puntos conseguidos y decimotercera victoria consecutiva para ‘Zizou’.

FOTO: Real Madrid

Gareth Bale volvió a reencarnarse en Santillana. Zinedine Zidane se vio sobre el césped en la figura de Marco Asensio. Este Madrid ilusiona. Ganó sin apretar el acelerador en Donosti y ganó sin despeinarse prácticamente. Un equipo, un bloque y una intensidad que dio la decimotercera victoria consecutiva en Liga para el técnico francés desde que dirige al conjunto ‘merengue’.

Apenas dio tiempo para sentarse y acomodarse con los refrescos desde la posición donde vería el espectador el partido. Ya había marcado el ‘expresso’ haciendo honor a su nombre. 2 minutos necesitó el Madrid para ‘abrir la lata’ del campeonato nacional liguero. El galés regresa tal y como se fue antes de hacer historia con Gales. A lo grande. Como uno de los mejores jugadores del mundo y como el mejor cabeceador del panorama futbolístico muy posiblemente (con permiso de Cristiano) En dos minutos el Madrid ya había ganado y solventado el partido, a pesar de que la distancia era mínima.

Kroos, en plena tranquilidad del Madrid con el 0-1, en el 19’ gozó de anotar el segundo gol y Rulli se lo evitó. También Ramos. El portero argentino no pudo hacer lo mismo en cuanto el balón pasó por los pies de Marco Asensio Willemsen. El balear marcó el golazo de la jornada en el 40’. Una maravilla al alcance de los elegidos. Marco, lo es. Pinchó el balón aéreo de Varane con una ‘aguja’ la dejó en sus pies y cuando se plantó ante Rulli le bate con una vaselina preciosa. Una picada privilegiada. Un gol de crack. Un gol de genio. Y Marco, lo es.


0-2 al descanso y con un muy buen Real Madrid. El engranaje funcionó perfectamente. A Morata, el activo más activo en ataque sólo le faltaba el gol. Dejó detalles de la inmensa calidad que atesora. Casemiro hizo gala de ser el ‘escuadrón’ defensivo del Madrid. Muy bien Kovacic que tuvo un gol en sus botas y sólo lo pudo desviar Rulli en un paradón inmenso. Un buen Madrid en líneas generales.

En la segunda mitad, Toni Kroos la mandó al larguero. La Real Sociedad salió a por la quimera y se quedó sin intento. Por mérito del Madrid, claro está. El ritmo bajó en el segundo tiempo y el equilibrio e intensidad incrementaron. Asensio en el 65’ dio entrada a Lucas Vázquez. Kroos se fue y entró Isco en el 72’ y en el 75’ Morata hizo la propio con James. Es el gran resumen del Real Madrid. Una plantilla con todas las de la ley. Si están todos activos y predispuestos, sin duda, la mejor plantilla del planeta futbolístico.

Entre parones y faltas sin ocasiones Bale, como una locomotora, como un tren o como un ‘expresso’ hizo el tercero y Munuera decretó el final tras ello. Arrancada de Bale que regatea a Rulli y pone el 0-3 final. Este Madrid asusta en un inicio triunfal. Este Madrid ilusiona.