Los héroes de la final


  • Los tres jugadores decisivos para la consecución de un nuevo título para el Real Madrid dieron lo mejor de sí mismos y pese a las bajas del equipo y el mal arbitraje, fueron campeones una vez más.
  • El MVP Ramos, la joya de Asensio y la casta de Carvajal, lo más destacado del equipo blanco. 


Foto: Agencias

Sin duda, la final de ayer tiene nombres propios, y no son otros que Asensio, Ramos y Carvajal. Los tres jugadores, anotaron goles decisivos que a la postre le dieron el título al equipo de Zidane que ganó su segunda final europea en seis meses (y algunos querían echarle tras el derbi con el Atlético en el Bernabéu) Analizamos el papel fundamental de los tres hérores de la Supercopa 2016-2017.

Marco Asensio

Muchos tenían dudas sobre la continuidad del jugador balear en el Real Madrid debido a la competencia en su puesto, pero a base de calidad, buenos partidos, trabajo y esfuerzo, Asensio se ganó la confianza de su entrenador para ser titular por delante de James. No falló la apuesta del francés, y es que el balear, además de un golazo espectacular, hizo un partido sensacional marcado por sus buenas decisiones y su elegante conducción de balón. Este es el fichaje. 

Sergio Ramos

No es extraño que el capitán del Madrid aparezca para brillar en una final. De hecho, su especialidad es el minuto 93, como en Lisboa. Y así fue como todos los madridistas volvimos a sentir la reminiscencia de aquel gol que abrió la goleada en la prórroga frente al Atlético de Madrid y ayer le dio la victoria al Real Madrid sobre el Sevilla. Ramos tiene la virtud de saber elegir cuando aparecer, y definitivamente, siempre aparece en las finales. 

Daniel Carvajal

Probablemente ninguna casa de apuestas hubiera apostado porque el gol de la victoria lo marcaría un lateral, pero Carvajal no es un lateral cualquiera. Además de realizar un gran partido por su banda (en especial en la segunda parte) el jugador tuvo la fuerza, el carácter y la casta de correr en diagonal hacia el área tras recuperar él mismo un balón que arrebató a Konoplyanka, de recortar sutilmente hacia un lado y de definir con el exterior de su pie derecho ante la salida de Sergio Rico. Brillante gol que refleja junto a los anterior la historia del Real Madrid: calidad, lucha y el no rendirse hasta el final.