Sufrimiento con premio

  • Un disparo ajustado de Kroos dio una sufrida victoria en la segunda jornada liguera. El Celta de Vigo firmó un muy buen encuentro y puso en aprietos a los blancos. Morata marcó su primer gol oficial con los ‘merengues’.

FOTO: Real Madrid

Balón que le llega en la frontal del área. El alemán es veneno. Control con la mirada y en el primer toque tras levantar la cabeza se la ajusta al portero que se iba a llevar los titulares de la prensa tras el encuentro. A Kroos solo le quedaba la celebración. Lo difícil estaba hecho. El Madrid conseguía los tres puntos de una forma muy sufrida, tres puntos de capital importancia.

Bien es cierto que esto acaba de empezar. Bien es cierto que en la primera jornada el Madrid ofreció un muy buen encuentro ante la Real Sociedad. Tocaba en la segunda el Celta de Vigo, a priori, un rival más asequible. Nada más lejos de la realidad. 22 tiros a portería necesito el equipo de Zidane para abrir la brecha del encuentro. El Celta de Vigo fue un rival de honor en la Castellana.

Zinedine Zidane sacaba en liza un once que le provocaba ‘’dolores de cabeza’’ tal y como él confirmaba. Kiko Casilla, Carvajal, Varane, Ramos, Marcelo, Kroos, Modric, Casemiro, Bale, Morata y Asensio eran los elegidos del técnico galo para regresar en LaLiga tras la victoria en San Sebastián.

Un inicio de partido ramplón en una primera mitad muy ‘regulera’ y rozando el susto de la jornada. Bongonda y Pablo Hernández gobernaban el centro del campo y ‘sólo’ Luka Modric puso en aprietos a Sergio Álvarez. Un disparo lejano y un larguero fueron las intentonas del genio croata. Asensio y Morata dejaban detalles de calidad, pero sin suerte de cara a portería. Bale, en el primer acto, pasó desapercibido.

Tras el descanso, en la reanudación, el Celta salió envalentonado y por inercia y cansancio se fue dilapidando su dominio. Marco Asensio avisó. Bale en una falta golpeo al larguero otro balón y en pleno avasallamiento llegó el gol de Álvaro Morata. El canterano dejó pasar un balón y Asensio perdonó ante el portero celtiña. El rechace lo cazó de nuevo el ariete y la embolsó hasta el fondo de la red. 1-0 y justicia futbolística ya que el Madrid lo estaba mereciendo.



Pudo anotar acto seguido el 2-0 Morata y de nuevo el palo repelió su definición. En la siguiente jugada Orellana anotó un magnífico gol para el Celta de Vigo que ponía las tablas, 1-1 y 20 minutos por delante. El choque, por el momento, estaba ‘roto’.


James y el Bernabéu clamaban en el tercer penalti que se ‘comía’Bengoechea. El Madrid se volcaba con todo en ataque en esos últimos minutos de juego. Siempre entraña dificultad jugársela ante los ‘merengues’ en ese tramo final de partido. Ante el Celta no fue excepción y en el 80’ Kroos derribó el muro. Lo demás ya está escrito y el Madrid se llevó los tres puntos con mucho sufrimiento, pero con la felicidad de afrontar el parón FIFA con los deberes bien hechos y sumando la decimocuarta victoria consecutiva en LaLiga, y además firmando 6 de 6 en el arranque liguero.