Supercampeones a la épica


  • Tras 90 minutos y una prórroga, el Real Madrid, conquista la Supercopa de Europa. En el 119’ marcó Carvajal y apareció de la nada con su casta característica. Asensio debutó en un partido oficial y asombró al mundo con un golazo. Ramos rescató al equipo madridista en el 93’ como ya hiciese en Lisboa. Sampaoli y un Sevilla muy guerrero se van de vacío de Noruega.

FOTO: Getty


Todo sigue igual tras 120 minutos de la nueva temporada. El Real Madrid es supercampeón de Europa y ya tiene el primer título del ansiado ‘repóker’. El espíritu blanco sigue intacto tras conseguir la Undécima y la ambición es plena.

Como ya avanzó RB, Marco Asensio, salió de la partida titular en Trondheim y fue letal. Un gol a la altura de los grandes cracks del fútbol mundial en el 21’ de la primera mitad. Un latigazo que despertó al Madrid del letargo inicial. Un zapatazo de genio desde la frontal del área que terminaba de sopetón con el dominio inicial del Sevilla de Sampaoli.

El ‘Mudo’ Vázquez avisó en la respuesta y en el 40’ del primer acto empató. El ariete italoargentino dio el empate al Sevilla con un derechazo para batir a Kiko Casilla. El encuentro tenía un sabor raro. Sensación de partido igualado, pero apenas sin ocasiones en las porterías (6 disparos del Madrid y 2 del cuadro hispalense).

En la reanudación nada cambió. Asensio llevaba la manija y no encontraba a Morata (completamente desaparecido). Zidane dio entrada a Benzema y le hizo debutar en la nueva temporada. En el 63’ pudo marcar el francés tras previo centro de Lucas. Y en el 71’ Mazic se sacó de la ‘chistera’ el primer penalti en contra del Real Madrid 2016-2017. Sergio Ramos pugnaba con Vitolo, el canario se dejaba caer en la disputa y tras decretar la pena máxima Konoplyanka batió a Casilla.


Entre amarillas y un choque enmarañado se llegaba al 93’: el minuto de Sergio Ramos). Promete seguir siéndolo. En Trondheim repitió el cabezazo de Lisboa para forzar la prórroga. Con la testa, Ramos, forzaba el tiempo extra y dejaba claro el “hasta el final vamos Real”, además de que quería la Supercopa de Europa.

En los primeros instantes de la prórroga Kolo dejaba expulsado el encuentro (merecidamente) por doble tarjeta amarilla y dejaba al Sevilla con diez. Corrieron los minutos y el Madrid fue ganando terreno, pero en toda la primera mitad de la prórroga fue incapaz de batir a Sergio Rico (le privaron el 3-2 final a Ramos anulándole un gol completamente legal). Fue agónico. En el 119. Un carrerón a los que pocos llegan. Carvajal (mérito también del Metodo Pintus) se metía hasta la cocina y daba el título al Madrid. El rey sigue siendo el rey. La vida sigue igual.