Ambición frenada

  • El jugador luso fue cambiado antes de terminar el partido y su disconformidad se hizo notar. Zidane quiere reservar a su estrella para el partido ante el Borussia Dortmund y evitar lesiones por exceso de minutos como en la pasada temporada. 


Cristiano Ronaldo es un devorador. Es un jugador que no sabe lo que es comedirse en lo que a marcar goles y ganar se refiere, y como es normal, ser cambiado en medio de un partido no le agrada. A nadie de su nivel le agradaría quedarse sin la oportunidad de seguir creando peligro, anotando goles, o asistiendo a sus compañeros para beneficio de su equipo. 

Sin embargo, hay momentos en los que merece la pena reservarse. Cristiano no está al 100%. Es obvio que necesita ritmo y seguir recuperando más su juego y su nivel que le ha hecho ganar tres Balones de Oro y que le hace valedor para ganar un cuarto. Zidane quiere sacar el máximo rendimiento de su estrella y para ello necesita reservarlo.

Algunos pretenderán insinuar que existe una fisura entre el entrenador blanco y Cristiano Ronaldo, pero nada más lejos de la realidad. El enfado del portugués es entendible: estaba jugando bien durante la segunda parte y mejorando lo que hizo, pero el técnico manda, y hay objetivos más prioritarios. El Madrid afronta un partido complicado este martes ante el Dortmund, y necesita la mejor versión de su estrella. Hoy, era necesario frenar la ambición de un jugador que no sabe lo que es bajar los brazos.