Combate nulo

  • Otra vez al Real Madrid le volvieron a sobrar los últimos minutos de un partido. El Borussia hizo posible, con un gol in extremis de Schurrle, el tercer empate consecutivo de los blancos.


Dos boxeadores frente a frente. Escenario grande. De Champions. De los de antaño y una visita a Alemania con todo el sabor posible a la grandeza. Dortmund y Madrid se enfrentaban con el liderato de fondo y no decepcionó.

Muy buen partido del Real Madrid y un empate de prestigio en Europa. Fue una batalla ante uno de los equipos de ‘moda’ del fútbol actual. El Dortmund jugó como sabe y lo hizo a las mil maravillas. Los blancos se dejaron dos puntos de Alemania o ganaron uno muy importante. Según la lectura que se le dé. Lo fantástico de este deporte llamado fútbol…

Hasta el gol de Schürrle la crónica hubiese sido distinta. Hablaríamos de un pletórico y sólido Madrid que ganó con merecimiento. Un Madrid que dejaba atrás las malas sensaciones vistas ante Villarreal y Las Palmas. Un Cristiano Ronaldo enchufado desde el minuto 1. Un Keylor que sólo cometió el error del gol y estuvo acertado en todas sus decisiones. Una defensa compacta en el segundo tiempo frenando las acometidas del correoso conjunto amarillo. Un centro del campo que impartió una cátedra de buen fútbol, de solidez y de compañerismo. Y un ataque voraz que rondó los goles, presionó y se desfondó.



No se dejen engañar, lectores el gol ‘borusser’ cambió las crónicas con un destino cruel. Tal y como se refleja en la misma. Pero la realidad es que el Madrid cosechó un gran punto en su búsqueda del liderato de grupo y la contra es por la falta de concentración final, que cambia los titulares, pero no las sensaciones.

Un partido de los que cansan con tan sólo verlo. De los que no gusta a los entrenadores. Y ante un equipo, que para muchos ‘entendidosera una banda de 11 hombres – como el Sporting – y que sentó también sus bases de futuro ante el actual campeón de Europa.

El gol inicial lo hizo Cristiano Ronaldo tras un duro ‘toma y daca’ y en una jugada de ésas para ponerlas en las videotecas de cualquier club amateur y profesional en el mundo. Modric, la mejor visión de Europa, asistió para Benzema. El francés aguantó la pelota cómo sólo él sabe y la abrió para la conexión James – Bale, el galés de tacón se la sirvió a Ronaldo que mandó la pelota a guardar y lo celebró con Zidane. Fin de la polémica existente, si es que alguna vez existió…



Keylor, Keylor y Keylor hasta la saciedad. Múltiples despejes en las llegadas del equipo germano hasta que en el 43’ no pudo más. El ‘tico’ se hizo un lio y ante Aubameyang. El destino ante un delantero como el gabonés está escrito al más mínimo fallo. Y así fue tras el error en cadena de Varane que se la metió en su portería. Otro gol de los llamados ‘psicológicos’ que volvió a dejar tocado al Real Madrid al túnel de vestuarios.

En el segundo tiempo el equipo de Zidane reaccionó y se metió de lleno en el encuentro con un esfuerzo de solidez. La gozó por medio de Benzema y posteriormente de Bale, pero el gol estaba reservado para Varane que enmendó su error en el 1-1. El francés remató como un ‘killer’ un balón llovido al segundo palo y se la metió a Bürki.

El Madrid ya se supo vencedor del encuentro y lo pagó. Cuántas veces le ha sucedido lo mismo... En Canarias sin ir más lejos y volvió a pasarle a orillas del Ruhr. Schürrle contribuyó con un golazo espectacular y Bale erró en el remate final de nuevo la épica blanca. El bagaje final queda como partido nulo, reparto de puntos y todo sigue igual en el grupo. Lo siguiente ya será ante el Éibar en LaLiga para próximamente recibir al Legia que no suma ni un solo punto en el grupo de los ‘merengues’.