La vida sin Casemiro


  • Tras la lesión del mediocentro defensivo del Real Madrid, Zidane y el cuerpo técnico han trabajado para buscar la solución más adecuada para suplir una baja muy importante. 
  • Kroos y Kovacic, han sido los elegidos por Zizou para ocupar el lugar del brasileño durante algunos encuentros, si bien requieren de mayor esfuerzo defensivo de todo el equipo. 


Foto: Agencias

La baja de Casemiro es un quebradero de cabeza al que el Real Madrid está preparado para enfrentarse, pues si bien no cuenta con un hombre especialista en la materia de destrucción y recuperación al nivel que tiene el brasileño, cuenta con jugadores que tienen un sentido táctico brutal y que gracias al trabajo en conjunto son capaces de suplir su baja. 

Kroos y Kovacic

Los jugadores que más ha utilizado después del Casemiro en esa posición el entrenador del Real Madrid son Kroos y Kovacic. Si bien el segundo con menor frecuencia, el primero es un pilar fundamental en el juego blanco, y aunque no tiene el bagaje defensivo del carioca, si que tiene mayor salida de balón y da otro tipo de opciones a sus compañeros al iniciar el juego en la medular. Salvo un hipotético regreso de Marcos Llorente, Zidane seguirá utilizando a Kroos en esta posición mientras no pueda contar con Casemiro en general. 

Kovacic es un suplente de lujo que ha jugado en ocasiones en esta misma demarcación, si bien su naturaleza de mediapunta produce que se lance al ataque por el carril del "10" siempre que se lo permiten sus tareas defensivas. Lo veremos jugar en esta posición en más de una ocasión. 

Mayor trabajo defensivo del equipo

El otro aspecto determinante para suplir con eficacia a Casemiro son las ayudas entre la medular, el ataque, y la defensa. Cuando Kroos o Kovacic se ven presionados, siempre cuentan con el apoyo de Modric para sacar el balón, pero se necesita que el tercer mediocampista ayuda y ofrezca apoyos, así como la BBC, Morata o Lucas que presionen la salida del rival desde el portero. Si se consigue este nivel de compromiso y solidaridad defensiva, el Madrid recuperará el control de los partidos a base de posesión, trabajo y pegada delante hasta que el brasileño se recupere de su dolorosa lesión. 

A Zidane no se le escapan las correcciones que debe hacer tras los últimos empates en Liga y en Champions, de modo que el regreso del mejor Madrid, solamente es cuestión de tiempo y de trabajo táctico en los entrenamientos.