Tarea pendiente: cerrar los partidos


  • Ayer en el Signal Iduna Park, el Madrid dejó escapar de nuevo 3 puntos que tenía en el bolsillo tras una gran segunda parte en la que fue superior claramente y tras empezar a ceder terreno, terminó cediendo el empate.  
  • Curiosamente, se vuelve a repetir que llegado el minuto 80 de partido y en adelante, el Real Madrid deja escapar los últimos partidos. 
  • Dos aspectos claves a mejorar: la intensidad defensiva del equipo, y el acierto de cara a puerta. 


Foto: Agencias

El Real Madrid empató su tercer partido consecutivo ante un rival de envergadura en un estadio difícil, y aunque parezca un buen resultado, dejó a ciertos sectores del madridismo con mal sabor de boca y en palabras de su entrenador, "jodidos" por ir ganando en el tramo final y dejar escapar dos puntos en un repliegue que no tiene explicación.

Pese a que tampoco se entiende la tardía entrada de Morata y el no utilizar uno de los cambios para dar entrada a un jugador como Isco o Lucas Vázquez para oxigenar la medular y salir con velocidad a la contra, lo cierto es que por mala suerte o falta de concentración, el Madrid dejó otro partido que tenía ganado sin cerrar del todo.

Sin Casemiro, no es lo mismo

Es obvio que la baja de Casemiro se hace palpable cada vez que el equipo pierde el balón, y es preocupante ver que pese a que Kroos y Modric se esfuerzan en facetas defensivas, muchas veces no tienen ese apoyo que ofrece el brasileño y que permite a los rivales salir con peligro hacia el área del Madrid. Está claro que el regreso de Marcos Llorente se hace necesario, pues actualmente en la plantilla no existe un "5" defensivo puro que haga las labores de Casemiro a su nivel.

Traducido en números: tres partidos sin el brasileño, y tres empates seguidos. Se le exige más a los jugadores de la medular hacia delante más presión sin balón de forma ordenada, y más concentración a la zaga en los tramos finales.

Falta de puntería

Una de las claves del fútbol que da y te quita títulos es la eficacia de cara a puerta. Ayer el Madrid generó peligro e hizo dos goles, pero también erró muchas contras y opciones de gol en manos de Benzema, Cristiano, Bale, etc, que no deben fallarse en un partido de máximo nivel en Champions porque puede condenarte a empatar o incluso en el peor de los casos, a perder.

El equipo y cuerpo técnico deberán trabajar más las facetas ofensivas y las salidas a la contra que tan buen resultado le dio a Mourinho en su etapa como entrenador del Real Madrid, en los que los blancos aplastaban a sus rivales con contragolpes perfecto y bien conducidos siempre. Un espejo en el que mirarse para mejorar en ese aspecto, porque la calidad de la plantilla actual, es superior a esa.

Cuestión de tiempo

Pese a este pequeño bache, el transcurso de las jornadas dará al Madrid la solidez y pegada necesaria que es la seña de identidad del equipo blanco, y en enero si finalmente consideran la opción del regreso de Marcos Llorente, habrá un recambio de calidad y mismo perfil para uno de los mejores "5" del mundo como es Casemiro. Aún no hemos visto todo lo que puede dar este Madrid de Zidane