Basta ya: El Barcelona gana en Mestalla con polémica

  • El Barcelona gana en Mestalla tras un partido terrible de Undiano Mallenco, que favoreció en todo momento al equipo de Luis Enrique.
  • Un gol que debió ser anulado, dos penaltis no pitados, una expulsión perdonada, fueron las "credenciales" del colegiado, que vuelve a estar en el ojo del huracán una vez más.


Foto: Agencias

Si hay algo que parece que empieza a ser costumbre en la Liga son las ayudas al FC Barcelona. Hoy tenía una cita complicada, que pese a ponerse cuesta bajo, terminó remontando a un Valencia que además de perdonar muchas ocasiones, fue perjudicado por Undiano Mallenco, el gran protagonista y artífice del triunfo culé. 

Comenzó el "via cruxis" para el Valencia con un gol de Messi que debió anular por fuera de juego de Luis Suárez: el uruguayo se situó delante de la trayectoria de Diego Alves cuando disparó el argentino, justo para saltar y facilitar el 0-1 del Barcelona. Empezaba mal el partido con un error lamentable y claro. 

Pero lejos de ser un hecho aislado, nada más lejos de la realidad. Busquets, con amarilla, cortó una contra clarísima que hubiera sido la segunda y hubiera dejado a su equipo con diez, pero el benevolente Undiano decidió dejarlo pasar. Van dos. 



Si faltaba algo para redondear la tarde que le dio el árbitro al Valencia fueron los dos penaltis no pitados. Primero, Umtiti, realizó un penalti clarísimo sobre Rodrigo Moreno.


Por si fuera poco, Mascherano hizo un penalti claro dentro del área culé, "abrazando" a Mangala. Otra vez, ceguera intencionada para unos y visión perfecta para otros. Min 86. 


Undiano no ve este penalti, pero si uno a Luis Suárez que le da la victoria al Barcelona de la peor de las maneras. La imagen de los árbitros vuelve a quedar en entredicho, una vez más. No estamos hablando de un error, ni de dos, sino de cuatro errores graves en un mismo partido, que lo condicionó. 

Los demás equipos que juegan contra los culés, tienen que atenerse al poder que les llega desde el estamento arbitral cuando peor se ponen las cosas. Stamford Bridge en 2009, no queda demasiado lejos de lo sucedido hoy en Mestalla. El Madrid tendrá que ganar todos los partidos posibles, porque algunos los ganarán para el Barça, y no siempre serán sus buenos jugadores.