Blazic tumba al Madrid de Doncic

  • El Real Madrid con un excelso Luka Doncic luchó hasta el final ante el Baskonia y tras remar y remontar el encuentro, Blazic, con 21 puntos se cargó las esperanzas blancas.


Llegaba el Baskonia al Barclaycard Center en un nuevo partido de Euroliga. Tras ganar a Olympiakos y dar un golpe de autoridad en la Mano de Elías, los blancos recibían al versátil conjunto dirigido por Sito Alonso.

Comenzaron las hostilidades y el Baskonia empezó apretando. Dejando claro que no se dejaría vencer fácilmente tras asaltar Madrid en la 2015 y anotando un parcial inicial de 4-13.  Larkin y Shengleia tiraban del carro del conjunto vasco para no hacer notar la notable ausencia de Bargnani sobre el parqué del Palacio.  El Madrid, aun así, no le perdió la cara al primer cuarto y por medio de Sergio Llull y Gustavo Ayón situaron el 14-23 a falta de dos minutos para el fin del primer cuarto.

Animaba la parroquia madridista que abarrotó las gradas del pabellón ‘merengue’. Llull hacía de Llull alentando a las masas y Laso sacaba a Randolph y Otello Hunter en pista. Ayón, con 12 puntos, dejaba la pista con el 17-27, +10 para el Baskonia. También lo hacía Luka Doncic. Laso sabía que el partido era cosa de defender y la puntuación de los de Sito era alta al fin del primer cuarto con el 19-32 y con un enfado generalizado de la grada.

La falta de Hanga sobre Rudy al filo de terminar los primeros 10 minutos de partido desencadenó en la irá de la afición que veía como los colegiados permitían ese juego del Saski Baskonia. Falta de puntería de los de Laso y rápidamente el técnico que se enfrentaba al club que le vio crecer movía ficha. Debía de parar la sangría que anotaba el videomarcador, 28-45 para el Baskonia. Un tiempo muerto inteligente para frenar la embestida vasca y Felipe Reyes en pista era su plan.


Luka Doncic con dos triples reducía las diferencias a un 34-46.  También Carroll que respondía con un triple el acierto del Baskonia. El esloveno asumía galones y levantaba al Palacio. Sin embargo, Javor Damin, colegiado esloveno del encuentro se empeñaba en aguar la imbatibilidad de los blancos con decisiones polémicas. Por ejemplo frenando la racha de Doncic con pasos inexistentes y dando por válidas las mismas jugadas para el cuadro verde. Carroll encendía al Palacio con un mate al borde del descanso y reducía la diferencia a 43-51.  Apenas le restaban 36 segundos al primer periodo. Tillie frenaba la euforia con un triple agonizando la posesión y en la última jugada de la primera mitad se la jugó Llull y erró el triple. El resultado al descanso era desfavorable por la mala defensa blanca, el acierto del Baskonia y otros factores que dejó claro el Palacio, 43-54.

Empezó fuerte el Madrid comandado por el base de Mahón. Una gran asistencia a Felipe permitía que los blancos se pusiesen 49-54 nada más arrancar la segunda parte. Rudy reducía, aún más, las distancias (51-56) Además apretaba el Madrid en defensa de forma férrea. Llull anotaba a continuación de un fallo de los vascos y el marcador marcaba la mínima diferencia antes vista (56-60).  Adam Hanga fallaba su jugada personal y al contragolpe, corriendo cómo le gusta a los blancos anotó Llull y el Madrid se ponía a sólo 4 puntos de desventaja (60-64). Llull y Rudy lo intentaron de sendas ‘mandarinas’ pero la bola no entró. Doncic ya sumaba 10 puntos a falta de 2 minutos para el fin del tercer cuarto (62-66) y el Baskonia era ahora quién jugaba a remolque resistiendo el empuje madridista. Un tercer cuarto espléndido.

Anthony Randolph sacaba un tapón que levantó al Palacio y el partido entraba en la fase determinante. Un error se pagaba caro y el Madrid nunca le perdió la cara al encuentro. Le pitaron técnica a Shengleia que empezaba a desesperarse viendo como su racha se frenó en seco. Al fin del tercer cuarto todo quedó comprimido y el electrónico marcaba 66-69. Laso parecía haber erradicado ese problema defensivo del primer acto y el Madrid se la jugaba en el último periodo de partido estando más ‘vivo’ que nunca.

Doncic igualaba con un 2+1 la contienda (71-71) y se despidió con el Palacio completamente rendido a sus pies. 15 puntos en lo que llevaba de encuentro y siendo sin duda el hombre más destacado del partido. Jaycee Carroll con un triplazo ponía al Real Madrid por primera vez por delante (74-71). El efecto Madrid estaba servido. El Baskonia entró en una peligrosa dinámica negativa de tiro y los de Laso empezaron a escalar lo que parecía un ‘everest’ en el primer tiempo.

Hunter se la guisó y se la comió para poner la máxima diferencia en favor del Real Madrid (79-73). Los blancos le habían dado la vuelta al marcador como quién no quiere la cosa. Hunter y Randolph machaban el aro, el Madrid era una apisonadora que quería seguir siendo invicto (81-73) y quedaban 4 minutos de partido. Puro sabor a NBA.

Larkin volvía a poner el partido en un puño (81-79). Llull a falta de tres minutos para terminar el encuentro erró y metió un tiro libre. El Palacio volvía a pedir al de Ljbiana y Laso le metía en cancha en compañía de Ayón. Blazic ponía al Baskonia por delante a falta de un minuto (84-86). Ahí apareció la figura del gran capitán, Felipe Reyes que en un 2+1 daba de nuevo ventaja al Real Madrid (87-86) y se despedía con una sonora ovación del encuentro. La presión la tenía el Baskonia y Blazic no falló (87-88) el Madrid acto seguido perdió un balón decisivo y de nuevo el ‘11’ del equipo vasco anotó un triple mortal (87-91). El Madrid perdió su condición de invicto y lo siguiente será otra dura batalla, pero está vez en Milán.