El Madrid de Laso sigue su paso triunfal

  • Los hombres se Laso se llevan el triunfo en uno de los grandes clásicos de la Euroliga (82-89). Los blancos peligraron en un mal tercer cuarto, donde Rudy supo salvar al equipo

El Real Madrid sumó un valioso, pero sufrido triunfo en Tel Aviv que muestra su buen momento de juego, aunque el Maccabi no le puso las cosas fáciles y un pésimo tercer cuarto hizo peligrar el triunfo blanco.

Los blancos fueron superiores durante muchos minutos. Trey Thompkins y Gustavon Ayón anotaron los primeros 12 puntos del equipo, que tardó poco en tomar las riendas ante un Maccabi más desorganizado (6-12). En este cuarto los protagonistas fueron Ayón y Llull. El mexicano anotaba y dominaba el rebote en ambas zonas, y  Llull se fajaba con Goudelock y lograba sus primeras canastas, manteniendo a su equipo por delante al final de un primer cuarto en el que, a base de buena defensa y velocidad, fue superior a su rival (16-20).

Othelo Hunter tomó el relevo de Ayón, aportando puntos y rebotes en un segundo cuarto dominado por los blancos, aunque con un nulo acierto en la linea de tres. Pero la aparición de Carroll cambió esta mala racha y anotó tres triples consecutivos, poniendo a los suyos quince arriba a dos minutos del descanso (27-42). El Madrid tubo un gran dominio en cancha con 24 rebotes en la primera parte (11 ofensivos) y un triple sobre la bocina de Rudy que permitió al equipo irse al descanso cómodos (33-46).

Pero esta comodidad duró poco, porque a la salida de la segunda parte el panorama cambio. Los de Pablo Laso estuvieron cinco minutos sin anotar y dejaron un parcial 16-0, dejando el control a manos de los israelíes. Pero cuando el capitán, Felipe Reyes, salió a pista equilibró el marcador y consiguieron una ventaja en los diez minutos finales del cuarto (57-62), donde Rudy Fernández tuvo un gran acierto y mantuvo al equipo cuando más le necesitaba.

El último cuarto empezó con un intercambio de triples, en que la venataja blanca no garantizaba la tranquilidad, ya que el Maccabi empezó a subir la intensidad. Para pararlos, Randolph y Llull tomaron el control y pusieron a los suyos a diez arriba a falta de cinco minutos para finalizar el encuentro. Los hombres de Erez Edelshtein lo intentaron y llegaron a ponerse tres abajo en el último minuto, aunque Llull selló desde el tiro libre el triunfo de un Real Madrid que sigue invicto en Europa y en la Liga Endesa y que dejó tocado a un rival histórico que ya suma dos derrotas en Euroliga.