Gareth dio la talla, pero no obtuvo recompensa

El combinado gales, de la mano de Bale lo intentó, pero no pudo pasar del empate a dos ante Austria.

El mediático extremo del Real Madrid, Gareth Bale, salió al campo con la clara intención de llevar a los suyos hacia la segunda victoria en la presente clasificación para el Mundial de Rusia de 2018. Era un partido importante, pues estos equipos son los claros candidatos a la lucha por la primera plaza del grupo, por ello, Gales se encontró con una fuerte Austria, selección que dio la cara durante todo el encuentro pese al haberse visto por detrás en el marcador.


El extremo galés del Real Madrid avisó hasta en dos ocasiones en las que remató de cabeza, era el jugador más buscado por su equipo, el encargado de ponerle una marcha más al partido y lo demostró creando la jugada que acabaría abriendo el marcador, tras un centro desde la izquierda que, tras un rechace, el balón le caería a Joe Allen, quien no perdonaría desde la frontal del área.


El astro merengue también participó en el segundo gol, el que pondría de nuevo a su equipo por delante en el marcador, poniendo el balón en el área directamente tras un saque de banda potente al punto de penalti. La jugada se resolvió con Wimmer marcando el gol que daba la ventaja a los galeses.


En definitiva, Gareth Bale completó un buen partido, en el que pudo tanto hacer el tercero, como darlo en alguna jugada más que interesante del gales, pero el marcador no se movió, 2-2 y líderes, con 4 puntos.