Llull pone la directa y mantiene al Madrid invicto

Real Madrid y UCAM Murcia se veían las caras en el Palacio de los Deportes, en el partido correspondiente a la cuarta jornada de la Liga Endesa. En la previa, Pablo Laso fue galardonado como mejor entrenador de la temporada pasada por la Asociación Española de Entrenadores de Baloncesto, un año más.


Los primeros cinco minutos de encuentro fueron parejos, con intercambios de canastas entre ambos equipos. Llull y Campazzo llevaban las manijas de sus respectivos conjuntos, dejando varias individualidades dignas de ver. No obstante, Óscar Quintana tuvo que pedir el primer tiempo muerto con 17-11 en el marcador tras bandeja de Rudy Fernández. Los visitantes reaccionaron de la mano de un Campazzo siempre hiperactivo y especialmente motivado, como cada vez que se enfrenta al club al que pertenece. El periodo terminó con 22-19 para los de Laso.

El comienzo del segundo cuarto siguió la misma tónica que el primero. Un buen Jaycee Carroll intentaba despegar a los suyos en el marcador, con la inestimable ayuda de Luka Doncic, pero la regularidad murciana en ambos lados de la pista, además de variad jugadas al límite de lo legal permitidas por los colegiados, impedían que las diferencias en el electrónico fuesen más elevadas. 42-36 al descanso.

El conjunto blanco saltó al parquet en el segundo tiempo con la idea de encarrilar la victoria lo antes posible. Un gran inicio con dos triples, uno de Maciulis y otro de Randolph, ponían al Real Madrid con la máxima del partido, +12. Sin embargo, Benite y Delia no se daban por vencidos y serian los encargados de hacer la goma, hasta volver a engancharse con un 68-64 antes de encarar los últimos 10 minutos.

La ausencia de Campazzo durante algunos minutos en los visitantes, sumado a una gran dirección de juego de Luka Doncic en los locales, elevaron la diferencia hasta 15 puntos a favor de los merengues. Sin embargo, un brutal parcial encabezado por la sociedad Campazzo-Benite ponía las tablas a falta de 3 minutos para el final. Llegaba el momento 'clutch', y ahí Sergio Llull nunca falla. El menorquín decantó el partido con cinco puntos, sumado a un gran mate de Anthony Randolph poniendo el 93-86 final en el marcador.

Sergio Llull acabó como el mejor madridista con 23 puntos, mientras que Facundo Campazzo lo fue por el lado murciano con 19 puntos y 14 asistencias. De este modo, el Real Madrid sigue sin conocer la derrota en lo que va de Liga Endesa.