Partido de estrellas inolvidable

  • El club blanco demuestra que es un equipo a la altura de la mejor liga de baloncesto del mundo, la NBA, al ganar a Oklahoma en Madrid.
FOTO: Agencias

Lo  único que le quedaba al Real Madrid era ganar a un conjunto de la NBA y lo ha conseguido. Y para ello, Carroll mandó en el ataque local con 24 puntos, a lo que le siguió de Llull con 22 puntos y Othello Hunter con 19. Sin embargo, no fue tan fácil como parece, ya que se necesitó una prórroga para decidir el encuentro.

Ya desde el salto inicial, los estadounidenses estaban a tope y lo demostraron con 35 puntos sólo en el primer cuarto, comandados en todo momento por Oladipo, Adams y Russell Westbrook. Aún así, los blancos aguantaban con Carroll y la compañía desde el banquillo de Hunter, Doncic y Taylor.

En el minuto 18, Oklahoma conseguía una abismal diferencia de 21 puntos arriba en el marcador gracias al rebote ofensivo pillado mayormente por Kanter. Una vez Nocioni entró a la cancha, fue cuando los locales empezaron su mejoría ofensiva. Él y el imparable Llull lograban que el equipo encadenara sus mejores minutos, que le llevaron a un parcial de 25-15 durante el tercer cuarto.

Oladipo, Kanter y Westbrook no se dormían en los laureles y respondían para unos Thunder que se iban otra vez con 19 puntos de ventaja. Ayón fue expulsado tras dos técnicas y aún así los madridistas no se rendían, estando Thompkins fino en el tiro de tres y acercando al equipo a los rivales. Los Thunder, que ya no estaban cómodos, tenian a Oladipo ''on fire'' aunque el partido había girado bruscamente de destino.

Kanter y Abrines hacían temer por la remontada épica en los últimos minutos. Sin embargo, Nocioni forzó un triple con falta en los últimos segundo, anotando dos tiros libres y en el tercero el rebote fue a parar a manos del increíble Sergio Llull, que como era de esperar, encestó el triple que les llevaba a la prórroga, con más de la mitad de los aficionados merengues al borde del colapso.

Ya en el tiempo extra, el Madrid dio un paso más y firmó la victoria ante los Oklahoma City Thunder en el último minuto con un triple de Llull y cinco puntos de Hunter, incluido otro triple. Al final, noche más que mágica y para recordar en el Barclaycard Center de Madrid con un resultado de 142-137.