El Madrid sabe sufrir y está en Octavos

  • Karim Benzema salió y rescató al Madrid en Lisboa. El penalti de Coentrao, con gol de Adrien Silva, sumado a la victoria del Dortmund le relegaba a la segunda plaza del grupo. Se medirán en la última jornada ante los alemanes en una final en el Bernabéu.

FOTO: Real Madrid

 No todos los partidos se ganan 0-3, 0-4, 0-5. En Lisboa, el Madrid, notó el cansancio del derbi y salvó el escollo en el tramo final del encuentro por medio de Karim Benzema. Antes pasó absolutamente de todo sobre el campo y la peor noticia la puso Gareth Bale que terminó tocado el choque.

Tras asaltar el Calderón tocaba confirmar las buenas sensaciones en Lisboa y con la opción de quedar en el liderato del grupo F intacta hasta la última jornada. Al madridismo le van este tipo de encuentros, en su competición, en la Champions. Contra el Sporting de Portugal, 2 años y medio después, el Madrid volvía a Lisboa y a Zinedine Zidane no le temblaba el pulso. Muchos fueron los que le preguntaron en la previa por la BBC, por el esquema de juego, por Bale en la izquierda o Cristiano Ronaldo de 9, etc, etc, etc. Y el francés, ante los debates, sacó en liza el mismo once que le respondió ante el Atlético en el derbi. Sólo Sergio Ramos por Nacho Fernández era la novedad en el once.

Cristiano Ronaldo fue recibido con honores en su país. El luso volvía al lugar que vio el crecimiento de la leyenda. Ahí, Cristiano, dio sus primeras patadas a un balón y el club le dejó marchar. Eso sí, le recibió por todo lo alto al grito de ‘bem-vindo a casa Ronaldo’’ El luso que opta a anotar 100 goles en Europa (algo inédito y sólo a su alcance) se quedó seco en el Alvalade.

Precisamente él abrió fuego en el primer minuto, Cristiano apuntó y disparó a la media vuelta un tiro fácil a las manos de Rui Patricio. Ahí el cariño de la afición se transformó en rivalidad y el portugués no tuvo su mejor noche de cara a portería.

El partido lo dominó el Sporting de Portugal en los primeros minutos. Ganó el centro del campo por medio de William Carvalho y Adrien Silva y se apoyaba en la velocidad de Gelson Martins que vivió un gran duelo ante Marcelo y siguió sumando méritos para ser la ‘niña bonita’ que quiere media Europa a sus 21 años.

Poco a poco el dominio portugués se apaciguó y el Madrid recuperó la pelota con un Mateo Kovacic imperial en la salida de balón. Sin prácticamente ocasiones hasta el gol madridista. Fue en el 28’ cuando Cristiano a trompicones se la entregó a Varane y éste como un ariete, un puro 9, un killer dentro del área batió a Rui Patricio y sumó su segundo gol en la presente Copa de Europa. Los mismos que Cristiano, ojo al dato que dice mucho de la capacidad goleadora del francés. La estrategia y el balón parado surtían efecto en Lisboa y el Madrid encaraba la segunda mitad ganando y con el sabor de un trabajo bien hecho en la primera mitad. Un Madrid de menos a más.

La carga de partidos y el desgaste físico fueron clave en la segunda mitad. El Real Madrid acusó la intensidad del derbi y se dejó llevar en el segundo tiempo. Cabe decir que el marcador no corrió peligro en ningún momento, hasta el fortuito penalti – que no debió de lanzarse nunca – el dominio fue blanco. También se dejó llevar por los constantes parones. Primero Gareth Bale dejaba el terreno de juego por lesión (la mala noticia del encuentro) y posteriormente en una acción rigurosa el linier se ‘cargaba’ a Joao Pereira del encuentro mostrándole la roja por propinarle un puñetazo en el estómago a Kovacic, según su criterio. Con 10 jugadores los lusos se crecieron y demostraron el león que llevan dentro. El Madrid, sin embargo, decreció en juego y casi termina pagándolo.

Un penalti de Coentrao por mano (debió señalar una previa en el control de Campbell) que transformó Adrien Silva relegaba al Madrid a la segunda plaza del grupo F. Zidane lo sabía y puso toda la carne en el asador. Y como sucedió en el Bernabéu: el revulsivo resolvió.

Le tocaba a Karim Benzema ése protagonismo. En la ida le tocó a Morata y esta vez fue Karim quién le dio la victoria a los ‘merengues’. Cabezazo inapelable del francés que bien puede valer un liderato. Eso será otra historia. Ante el Dortmund y en el Bernabéu, una final por la primera posición del competido grupo F. Antes, eso sí, tocará centrarse en dar un golpe de efecto en LaLiga ante Sporting de Gijón y FC Barcelona.