El césped del Bernabéu, una alfombra resistente al diluvio

  • El Real Madrid y el Sporting de Gijón protagonizaron un partido pasado por agua en el Santiago Bernabéu. Llovió en el primer tiempo y diluvió en la segunda parte, pero el césped se mantuvo impecable.
FOTO: Agencias

Había llovido sobre el Bernabéu durante las horas previas al partido y llovió prácticamente desde el pitido inicial, pues desde que pitase el árbitro el inicio del partido, la lluvia no cesó, hasta el punto de convertirse en un diluvio la segunda mitad del partido.

El aguacero fue sufrido por todos menos por el césped, que tuvo una respuesta espectacular ante la cantidad de agua que cayó en el mismo. El campo se mantuvo con un magnífico aspecto y en ningún momento se resintió ni se formaron charcos que pudiesen complicar la vida a los futbolistas. Esto es algo de lo que el Real Madrid disfruta ya desde hace un tiempo.