La remontada se congeló en el último suspiro

  • Los de Pablo Laso se han 'congelado' en Rusia y tras un partido en modo 'montaña rusa' regaló la remontada en la última posesión estando a sólo tres puntos de desventaja. Deberá ganar en el Palau, para retomar el vuelo en Europa. 
FOTO: Eurosport

El Real Madrid cae rendido por segunda vez en Euroliga. Esta vez ha sido ante el CSKA Moscú (91-90), equipo que sigue invicto en la competición europea. Los blancos tiraron todo el trabajo por la borda del primer cuarto, dejando un segundo parcial a 31-12. El cuadro ruso supo superar al Madrid, sobre todo el francés Nando De Colo, a quien fue imposible pararle los pies (28 puntos y 35 de valoración).

Los hombres de Pablo Laso empezaron el partido como ellos saben. Imponiéndose y controlando el partido (8-14), que incluso llegaron a superarlos por 15 puntos (8-21). Pero el CSKA no tardo en demostrar porque son imbatibles en la Euroliga. Reaccionaron y empezaron a acercarse en el marcador (17-26).

En el segundo cuarto, un parcial de 7-0, empezó a demostrarse la calidad rusa. Pablo Laso se vio obligado a pedir tiempo muerto en tan solo un minuto y medio de haber iniciado el parcial, para poder dar órdenes al equipo. Pero parece que no sirvió, ya que los rusos continuaron imparables con un parcial a 14-0 (31-26). El francés Nando De Colo fue el protagonista del encuentro, y dio otro tipo de juego a su equipo para poder continuar por delante (39-28). Los blancos no tenían el acierto muy fino. Llull no conseguía darle vida a sus triples (1/7), dejando que el equipo local se impusiera en el primer tiempo por 49-38.


El tercer cuarto empezó con faltas para Ayón y Felipe Reyes, que ya acumulaban tres. Además, el ataque blanco no era el que le caracteriza. El joven Doncic fue el único del equipo que supo poner mano dura, pero el Madrid no conseguía encontrarse cómodo en el juego con la pegajosa defensa de los rusos. Teodosic fue el encargado de seguir hundiendo al Madrid, saliendo a cancha y dándole diez puntos de ventaja a su equipo para dejar el marcador 73-68. Aunque el Madrid consiguió mejorar en defensa.

Los últimos diez minutos fueron los que despertaron a los hombres de Pablo Laso. Draper paraba a Teodosic, Hunter dominaba la zona y Randolph aportaba en ataque. Todas estas acciones consiguieron que los blancos pudieran acercarse (73-70), aunque las faltas dieron problemas. Draper acumuló dos faltas personales, además de una técnica a Randolph. Felipe Reyes sumaba su cuarta falta, pero el Madrid estaba cerca (83-77). A falta de un minuto las esperanzas blancas estaban presentes. El Madrid estaba a tres puntos, y el CSKA no conseguía anotar. De Colo se había ido del partido, y Ayón aprovechó la oportunidad para poder imponerse con cuatro puntos más (87-86). El encuentro fue muy intenso, sobre todo en los últimos segundos. En el que cada acción contaba como el último punto. Doncic sumo una falta personal sobre De Colo, que no dudo en aprovechar la ocasión (89-86). Luego Noccioni intento un tiro de tres, pero fallo. Aunque Maciulis intento arreglarlo con un tiro de dos, aunque esto no sirvió para llevarse la victoria (91-90).