A conquistar el mundo desde Japón

  • Una vez conquistado el continente europeo, toca ir más allá, lo siguiente es la Intercontinental, 11:30 (La 1 y Real Bernabéu). Ramos y Pepe se caen del once. Espera el Kashima en la final, tras dar el campanazo apeando al Atlético Nacional de Medellín.
FOTO: Real Madrid


Los hombres dirigidos por Zinedine Zidane tienen una nueva misión en el horizonte. Para terminar el 2016 y finalizarlo de forma pletórica deben de llevar a cabo la conquista del mundo en Yokohama. La Quinta Intercontinental sería la mejor forma de acabar un año de ensueño que trajo la Undécima, la Supercopa de Europa y que finaliza con el Mundial de Clubes, en ese particular ‘triplete’ continental de la era Zidane.

Mucho ha llovido desde esa eterna tanda de penaltis en San Siro, un tal 28 de Mayo del presente año. Zidane sigue igual – es decir, sin perder – y tiene nuevos retos que afrontar al mando de la nave blanca. El galo deberá de eliminar al Club América de México y posteriormente alzar el título ante el Kashima japonés para completar un año inolvidable. En lo más alto de LaLiga, clasificado para los Octavos de la Champions, clasificado para la siguiente ronda copera y a vísperas de seguir haciendo historia en Japón, bordando el parche de campeones del mundo a la camiseta ‘merengue’. Ya hizo historia siendo jugador – en la 2002 se coronó ante el Olimpia de Paraguay, en el mismo escenario - y quiere hacerla siendo técnico.

Afrontará el partido con tres únicas ausencias. El declive físico vivido y la mala fortuna en forma de lesión ya parecen olvidados. Sólo Gareth Bale se quedó en ‘tierra’. Al galés se le suman Pepe y Sergio Ramos, en lo que nos referimos a ausencias en el once titular de Yokohama. Nacho y Varane ocuparán la posición del portugués y español, respectivamente en el centro de la zaga. El resto del once es una incógnita (Isco, James, Casemiro, Lucas, Asensio, Mariano…son algunas de las opciones que maneja ‘Zizou')


El Club América, con el ‘supersticioso’ La Volpe, cree en sus posibilidades. Supersticioso dícese por no querer ofrecer un saludo a Zinedine Zidane (cuentan que el técnico no da nunca la mano en los inicios de los encuentros) Los mexicanos están, probablemente, ante el partido de sus vidas y se dejarán el alma en el césped del Estadio Internacional de Yokohama.

En la final espera el Kashima, con su particular ‘CR7’ (Suzuki celebra goles como el futbolista del Real Madrid) y con los talentosos Yasushi Endo, Doi y Shibasaki. Aunque para hablar de ellos se deberá de esperar. Primero tocará superar a los mexicanos y plantarse en la final del Mundial de Clubes 2016.