Así es el próximo rival del Madrid: el Nápoles de Sarri

  • El Nápoles de Maurizio Sarri nunca es un equipo cómodo. 


A pesar de haber perdido por lesión a su delantero referencia Arkadiusz Milik, su virtud reside en el conjunto. A día de hoy ocupan la cuarta posición en la Serie A italiana, a la espera de acudir al mercado de invierno en busca de un delantero que pueda suplir con garantías al polaco.

Varios son los futbolistas que, por su capacidad y talento individual, pueden hacer daño al equipo rival, sobre todo en las bandas.




Marek Hamsik: El esloveno es el alma del conjunto napolitano, y cada año que pasa es más querido por sus aficionados. Mediocentro con el poder de crear de medio campo hacia delante, posee un potente disparo desde larga distancia como arma más conocida. Destaca también su gran irregularidad. Aparece con la misma facilidad que desaparece, capaz de ganar un partido con su talento como de ausentarse cuando más se le necesita.

Lorenzo Insigne: Extremo menudo de tremenda calidad. Su bajo centro de gravedad provoca en los rivales una enorme dificultad para robarle el balón. Al igual que Hamsik, tiene un buen disparo desde fuera del área, y lo demuestra en sus lanzamientos de falta. De sangre caliente y carácter complicado, también irregular pero con un talento descomunal.

José Callejón: Canterano madridista, conocido de sobra por todos. Extremo derecho, posee una gran velocidad con el balón en los pies y una capacidad de definir de cara a gol poco habitual para no ser delantero centro. Ha sido llamado por la selección española en alguna ocasión debido a sus grandes actuaciones en Italia.

Dries Mertens: El belga, ex del PSV, quizá el jugador más desequilibrante. Su mayor virtud es esquivar rivales con el balón pegado al pie. Al igual que le ocurre a Insgine, su bajo centro de gravedad le ayuda a deshacerse de sus oponentes. A día de hoy atraviesa su mejor momento de la temporada, aunque no tiene el puesto en el once garantizado.

Kalidou Koulibaly: Defensa central muy sólido. Desde la llegada de Sarri se convirtió en un pilar de la defensa napolitana y en uno de los mejores centrales de toda la Serie A. Ha llamado la atención de varios grandes clubes de Europa en el pasado verano, pero decidió quedarse en Italia para seguir creciendo.