Victoria con buen sabor de boca para cerrar el año

  • El Real Madrid cierra el año de buena manera gracias a la gran actuación de Doncic, reflejo del año en sí, y con un final de infarto.
FOTO: Euroleague


Llegaba el Real Madrid con la necesidad de ganar de una vez por todas fuera de casa y lo logró. Y eso que no tuvo todo a favor. El arbitraje, Llull fuera de la convocatoria y un Anthony Randolph distraído no fueron escollo insalvable para los blancos, que tuvieron a Doncic al pie del cañón como viene siendo habitual.

Empezaron fuertes con un 0-6 al principio gracias a Ayón y Reyes, aunque esa ventaja se vio disminuida hasta el empate en la mitad del primer cuarto, estando 11-11 dada la ayuda de Paul, Brown y Osman en el equipo otomano. Con un juego frenético, llegaron al final del primer periodo 22-21 a favor de los locales.

El segundo cuarto fue un no parar de errores absurdos, precipitación y pugna por el balón. Después de un cuarto muy igualado, y un intento de frenar la locura por parte de Pablo Laso, se fueron al descanso 36-37, con un Madrid motivado.

Los turcos volvieron fuertes en defensa y eso provocó que los blancos se volvieran locos, recibiendo dos faltas antideportivas para Reyes y Ayón y dos técnicas consecutivas para Laso y Rudy en menos de tres minutos de juego, bajo un criterio arbitral un poco confuso. Heurtel y Paul lideraban al conjunto turco mientras los merengues resistían y terminaban el tercer cuarto 63-61.

Ahí, Doncic se puso más si cabe las pilas y lideró al equipo con 17 puntos, 9 asistencias y 31 de valoración. Othello Hunter y Rudy defendieron con consistencia y aunque el Efes buscaba la victoria no la consiguieron ya que el conjunto blanco se unía como la piña que es. Un tapón de Ayón sobre Heurtel decidió el encuentro y no lo prolongó hasta la prórroga, ya que finalizó 78-80, en un partido de altos vuelos y que cierra 2016 a lo grande.