El Celta flagela al Madrid

  • El Celta de Vigo venció por primera vez desde 2006 al Real Madrid en el Santiago Bernabéu con un gol de Iago Aspas y de Jonny. Marcelo hizo el gol local.  Terrible segunda parte del equipo de Zidane, que pese a no anotar en la primera, controló el juego y generó ocasiones. Faltó frescura y actitud. 




Foto: Agencias

Tras una racha fabulosa de cuarenta partidos invictos, parece que el Madrid no levanta cabeza. El Celta volvió a atizar los errores defensivos clamorosos y la falta de gol y actitud de los jugadores de Zidane

El esquema de hoy, con Cristiano de delantero centro, pareció no funcionar como había previsto el entrenador, pues el luso estuvo desacertado, al igual que la mayor parte de sus compañeros. Durante la primera parte, el dominio blanco no se tradujo en ocasiones demasiado nítidas pero si en control a través del balón. El equipo de Berizzo tenía claro dónde estaba la clave de este partido. Esperar el fallo. 

Y así fue en la segunda mitad. La defensa se descolocó en una contra en la que Bongonda puso un buen balón en el área que despejó fatídicamemte mal Marcelo de tacón hacia el punto de penalti, en el que llegaba Aspas para batir a Casilla. Se ponía mucho más frío el ambiente en el Bernabéu. El Madrid trató de revertirlo a base de asedio sobre la portería celeste, y así lo logró Marcelo batiendo a Sergio Álvarez con un golazo de primeras tras un balón divido. Parecía que todo volvía a la normalidad pero no. 


El Madrid perdió la pelota en el medio del campo y Aspas solamente tuvo que filtrar un balón al espacio para que Jonny, lateral izquierdo del Celta, definiera sobre la salida de Casilla para poner el 1-2 definitivo. Sin recursos, el Madrid intentó atacar y asediar de nuevo buscando el empate, que estuvo en las botas de Benzema, pero falló estrepitosamente a dos metros de la portería enviando fuera lo que hubiera sido el 2-2. Ni siquiera una gran versión de Modric fue suficiente para evitar la derrota. Partido para examinar concienzudamente por Zidane y su cuerpo técnico. En menos de una semana, todo lo que parecía perfecto, ha demostrado no serlo.  El Madrid, pese a ello, cree y buscará la remontada en Vigo.