El Rey de Europa se regala un triunfo memorable

  • El Real Madrid se impuso al CSKA en un vibrante partido. Los de Laso acortan distancias con el equipo ruso y ganan el 'basket average'. El Palacio vibr´o como nunca con los suyos.

FOTO: Real Madrid


Se medían en el Wizink Center dos colosos del baloncesto europeo. Bajo un ambientazo en el día de Reyes se enfrentaban los dos grandes candidatos a conquistar la Euroleague. El partido ya prometía en los prolegómenos, enfrentando entre si a los máximos anotadores de la competición, en un duelo directo por el trono en Europa

El Real Madrid empezó de la mejor forma el encuentro. Con una antideportiva sobre Sergio Llull abrió la lata en el marcador y comenzó imponiéndose con un 8-2 que rápidamente intentó frenar Dimitris Itoudis. El Wizink Center ya se incendiaba con las primeras decisiones del colectivo arbitral y presionaba desde el inicio. Ayón y Felipe Reyes implantaban su dominio en la pintura y permitían al Madrid seguir por delante en el electrónico. Entremedias, Llull, empezaba a cobrar protagonismo con una de sus 'mandarinas' imposibles. Teodosic, por contra, irritaba a la parroquía madridista con constantes pasos que los colegiados no querían ver. El 23-24 con el que acabó el primer cuarto reflejaba la igualdad de los equipos en pista.

El segundo cuarto, con Doncic en pista vestido de Rey Mago fue también de máxima igualdad. El esloveno, como si se tratase de Melchor, Gaspar, y Baltasar, empezó a hacer magia y asumir galones en el parqué. El CSKA, pese a ello, no le perdía la cara al encuentro y con Augustine hacía de endeble la defensa blanca. Laso sacó a Sergio Llull, el otro Rey Mago 'merengue' y éste tampoco defraudó. Maciulis, terminó el cuarto con 14 puntos y se fue al descanso siendo el máximo anotador del encuentro. Sangre fría del lituano que le daba la victoria momentánea a los madridistas (50-46). Con una bronca monumental a la labor del arbitraje se llegó al tiempo de descanso. Con una anotación que hacía gala del pedazo de partido que estaban regalando en Madrid los dos conjuntos.

El tercer cuarto siguió con la misma tónica de partido. Vibrante y caldeado a partes iguales. Felipe Reyes y Ayón seguían imponiéndose abajo y Maciulis hacía las delicias del madridismo desde la línea de 6'75. De Colo y, lo más importante, el arbitraje permitían que la renta fuese mínima. Sergio Llull, de nuevo, crucial en los grandes momentos dejaba un triple antológico y levantaba todo el Wizink Center. Por si no fuese suficiente, Randolph con un mate bestial forzaba un 2+1 y calentaba más la caldera. Hunter alzaba, de nuevo, al Madrid por encima del equipo dirigido por Itoudis. De Colo, en la línea de tiro libre volvía a comprimir la contienda (74-70) y lo mejor todavía estaba por ver.

Con el marcador apretado y 'punto arriba, punto abajo' comenzó el último cuarto del fantástico partido que estaban brindado Madrid y CSKA en el Palacio. De Colo anotaba un triple desde Rusia y abría las hostilidades. Maciulis respondía al jugador francés y Teodosic, no se quedaba atrás. Luka Doncic, es el Rey (84-76) como máxima diferencia en el marcador con su aportación desde el tiro de tres. Radovic, árbitro del encuentro, seguía empeñado en que el conjunto ruso plantase cara hasta el final y le señaló una técnica a Maciulis para apretar otra vez el electrónico.

Si Maciulis no la metía (cosa inédita hasta el momento) estaba Randolph para hacerlo. Kurbanov, con el 87-85, lo dejaba todo por decidir para los últimos cuatro minutos de partido. Llull en un 2+1 obligaba de nuevo a los rusos a pedir tiempo muerto. Doncic desde el tiro libre, anotaba y fallaba a partes iguales (91-85) y Randolph en defensa ganó medio encuentro. Con permiso del árbitro, claro está. y Llull, a falta de un minuto, parecía certificar la victoria.