La garra madridista tumba al Maccabi

  • Excelso partido de Rudy Fernández ante un peleón Maccabi. El colegiado, otra vez, en el ‘ojo del huracán. 32 de valoración de Luka Doncic. El Real Madrid sigue su persecución al CSKA.




Otro partido de altura en el rebautizado Palacio de los Deportes. Tras imponerse al CSKA, en un choque no apto para cardiacos, tocaba recibir al Maccabi Tel Aviv – necesitado de puntos tras sus problemas en la tabla clasificatoria y con el reciente cambio de entrenador – en un nuevo clásico europeo.

Empezaba bien el partido el Real Madrid con un parcial de 5-0 y un Doncic en plan All Star, con esa camiseta de manga corta a lo NBA, enchufado El Maccabi respondón con Goudelock desde el inicio no se arrugaba ante el Rey de Europa. Felipe Reyes empezó a cobrar protagonismo también en el primer periodo, en la pintura, anotando fácil para permitir a los suyos seguir por delante. Weems dirigía con sensación de haberse curtido en América, siempre con peligro con el balón en sus manos. El Madrid, con el control israelí, perdió el dominio y se vio por debajo en el marcador (12-18) algo que quiso cortar Pablo Laso por lo sano, con un tiempo muerto. Devin Smith pudo bajo presión anotar un triple que permitía a los de Bagatskis salir del primer cuarto con ventaja (16-21).

Goudelock y Rudy desatados
El Palacio se comenzaba a caldear y el Madrid se encomendó para acortar diferencias a Rudy Fernández. Goudelock volvió al parqué y desencadenado siguió haciendo de las suyas. Aunque Doncic también, para escoltar a Rudy que estaba verdaderamente ‘on fire’ y se llevó la ovación del WiZink Center a modo de recompensa. Gracias a él, el Madrid, recuperó la ventaja en el electrónico (37-36) y se fue mandando, por la mínima, al descanso.


Arrancó poderoso el Maccabi en el segundo tiempo y enrachado desde el principio (39-46) para darle la vuelta y abultar el marcador. El Madrid encadenaba una serie de errores y debía de volver a meterse en el encuentro – el respetable ‘merengue’ leyó el mensaje y volvió a animar con pasión. El colegiado, ese eterno rival del madridismo, volvió a demostrar que no pondrá las cosas fáciles a los blancos en Euroleague esta temporada (doble falta que propiciaba tiros) y encender a Laso en su área técnica.  En el tercer cuarto empezó a calentar la muñeca Sergio Llull y se picó con Goudelock desde el 6’75.  El Maccabi tenía licencia para hacer lo que quisiese y con pasos incluidos y un triple de Thompkins la presión ya era total (53-56)

Ayón y Llull se activan
El cuarto y último periodo lo abrió Ayón con el ‘show time’ de Rudy Fernández en el Alley-hoop. Le prosiguieron otras dos canastas del ‘titán’ mexicano que propiciaron el tiempo muerto de los israelís (59-62) bajo un abucheo al colectivo arbitral.  Sergio Llull también hacia acto de presencia en el último cuarto con una de sus habituales ‘mandarinas’ que ‘incendiaban’ más el Palacio. ¿Creían que fue casualidad? En la jugada siguiente calcó su triple. El de Mahón en sólo dos chispazos ya se convertía en el ancla del equipo.


Hunter, a falta de cuatro minutos, ponía el partido en un puño. Rudy les situaba por delante (73-71) completando un partido formidable, y también cogiendo rebotes, trabajando en defensa al máximo. Con ese marcador, el árbitro nuevamente protagonista al no validar una canasta de Thompkins, aunque pareció dar igual ya que la siguiente fue un robo con canasta de Carroll que elevaba el +4 a falta de dos minutos. Ahí cada rebote valía oro y Hunter forzó una falta de Iverson aunque no lo aprovechó. Goudelock, con 18 puntos en su haber, falló un triple determinante. Al encuentro le quedaban 55 segundos por disputar y todo estaba en el alambre. Doncic solo pudo meter un tiro desde la línea de personal y el Maccabi aún seguía con vida (76-71)  Rudd Víctor anotaba audaz rápido desde la pintura y al partido le quedaban 30 segundos. Thompkins, con demasiada tranquilidad, anotó fácil abajo y consumió la mitad de tiempo (78-73) El Maccabi se la tenía que jugar y falló. Ayón cerró el encuentro con el 80-73 final. Lo siguiente para los de Laso, tras la dura lucha ante los israelís, será en Badalona para enfrentarse en la Liga Endesa al Divina Seguros Joventut.