Ridícula decisión del Tribunal Supremo


  • El organismo considera "humorístico" el vídeo que emitió TV3 en el que se comparaba a los jugadores del Real Madrid con hienas




El Tribunal Supremo ha rechazado la demanda de seis millones de euros que puso el Real Madrid contra la Televisió de Catalunya, la televisión pública autonómica catalana, por un vídeo que emitió dicha cadena en la que se comparaba a los jugadores del Madrid con hienas en su programa Esport Club del canal Esport 3 entre el partido de ida y el de vuelta de las semifinales de la Copa del Rey que enfrentó al Madrid y al Barcelona en 2013.

En el vídeo se intercalaban imágenes de jugadores blancos con escenas de documentales del National Geographic que muestran a un grupo de hienas cazando un ñu u otras películas, como por ejemplo "El silencio de los corderos", de forma que comparaba a los madridistas –en este caso Pepe– con el psicópata Hannibal Lecter. 

Pues el bien, el Supremo cree que dicho vídeo no sobrepasa los límites inadmisibles. Dicho organismo dice, de forma textual, lo siguiente: "(TV3 hizo) un tratamiento crítico, sarcástico y humorístico de la rivalidad entre los dos equipos y de la polémica sobre la agresividad de los futbolistas" del equipo merengue, todo ello dentro de lo admisible "pese a su carácter provocador"".

La petición del Madrid era que se condenara a los responsables del programa y a la emisora al pago de forma solidaria de una indemnización de seis millones de euros por "intromisión ilegítima en el derecho al honor". El Juzgado 77 de Madrid consideró que ciertas escenas del vídeo eran denigrantes y vejatorias y, por ello, condenó a los demandados a pagar una indemnización de 20.000 euros. Más tarde, la Audiencia de Madrid rechazó su pretensión y ahora el Supremo rechaza que haya habido una extralimitación del derecho a la libertad de expresión.

¿Todo vale? ¿Comparar a los jugadores del Real Madrid con un grupo de hienas cazando un ñu es "sarcástico" y "humorístico" y está "dentro de lo admisible"? Con esta decisión, el Tribunal Supremo apoya que un medio de comunicación falte al respeto e insulte públicamente a un equipo de fútbol.