Una derrota que duele

  • Un Sevilla destrozado moralmente hasta el 85' por un serio Real Madrid le dio la vuelta a la tortilla y comprimió LaLiga. Se vino arriba Nervión y ardió el Pizjuán en un descuento fatídico. Demasiado premio para los de Sampaoli, que pese a la victoria, seguirán segundos en la tabla.


FOTO: LaLiga


El Real Madrid visitaba, por tercera y última vez, el Sánchez Pizjuán en el carrusel de partidos ante el Sevilla. El feudo sevillista lucía las mejores galas para recibir a los de Zidane, en un duelo marcado por la polémica Sergio Ramos y los insultos de la parroquía madridista. Se incrementaron por momentos, de forma lamentable, con el de Camas en el foco de atención.

Zinedine Zidane planteó una alineación con protagonismo en los laterales - Marcelo y Carvajal jugaban entre la línea de tres y centro del campo - y desde los inicios de partido se vio un Madrid volcado en ataque y un dominio incierto del juego. La intensidad, siempre por bandera, en los dos campos.

La primera jugada de peligro para el Madrid llegó con un posible penalti del Mudo Vázquez a Cristiano Ronaldo. Eso abrió paso a la polémica ya que Hernández Hernández decidió hacer oídos sordos - así también en muchas oportunidades en favor del Sevilla -. Nasri, con un N Zonzi protagonista, rozó el gol para el cuadro hispalense. Al igual que Cristiano Ronaldo en un mano, o posteriormente sin llegar a rematar a bocajarro un gran pase de Karim Benzema.


Casemiro fue, junto a N Zonzi, de lo mejor de la primera mitad. Dos gigantes que pugnaban cada balón como si fuese el último del encuentro. El Sevilla llegaba hasta tres cuartos de campo, y con Vitolo y el Mudo con el balón, hasta la zona Casemiro. Ahí el brasileño se ha agigantado y se ha hecho con el peso del partido. El mediocentro blanco fue el gran baluarte para llegar 0-0 al descanso en Nervión.

La segunda mitad empezó con el Sevilla en tromba y volcado en campo del Madrid. Tuvo Ben Yedder su oportunidad para batir a Keylor, el 'tico' como Sergio Rico en la primera mitad, atajó un mano a mano como le hicieron a Cristiano Ronaldo. La afición sevillista, mientras, en los ataques madridistas conducidos por Ramos seguían 'su' partido contra el central 'merengue'.

En el 62' llegó la oportunidad más clamorosa para que el Madrid abriese la lata en Sevilla. Entre Modric y Benzema fabricaron una oportunidad de oro. El francés la mandó al limbo cuando solo le quedaba celebrar el gol. En la siguiente jugada Carvajal fue arrollado por Sergio Rico en un penalti de libro sobre el de Leganés, lo lanzó Cristiano tras un barullo con Vitolo y lo transformó el propio futbolista portugués. El partido estaba en el mínimo error y el Madrid, por medio del mejor jugador del mundo, lo aprovechó en el 67' de encuentro.

Tras el gol Sampaoli buscaba la reacción con Jovetic y el Madrid la contención con Mateo Kovacic. El cansancio empezaba a hacer mella en el Sánchez Pizjuán. En partidos así de alta intensidad guardar las fuerzas, dosificarse y mantener el buen resultado es lo primordial, Zidane lo sabía. Desde el minuto 1' cada balón era una batalla. Pues bien, en el tramo final de partido, cada balón era una guerra.


Marcelo le hizo una falta inocente a Mariano y el Sevilla empató a balón parado. Sergio Ramos se la metió en su portería y Sevilla entró en ebullición para un final de infarto. El campo se volcaba a la portería de Keylor y los madridistas se defendían con uñas y dientes, aunque lo peor e inevitable estaba por llegar.

En 3 minutos, fatidicos, de descuento. Stefan Jovetic se la enganchó al palo de Keylor para poner la Liga en un puño. Lo intentó sin fe el Madrid, pero el Sevilla se cargó la racha de 40 partidos sin perder. Una derrota dolorosa en el 90' y tras un gran partido del Real Madrid sin premio.