Cabreo monumental del Madrid


  • Según las informaciones que llegan desde la planta noble del Bernabéu, se considera una "jugarreta" lo acontecido con el partido suspendido en Balaídos. 
  • La obligación de disponer de campo alternativo vuelve a incumplirse una vez más por una negligencia de la Liga y el Celta.

Foto: Agencias

En la planta noble del Bernabéu creen que detrás de la suspensión del Celta de Vigo - Real Madrid hay ánimo de perjudicar al líder de la competición además de dejadez. A primera hora del domingo, la plantilla se entrenó en lugar de viajar a Vigo, y la sensación de que se podía haber hecho mucho más por parte de todas las partes flotaba por el ambiente.

Durante el entrenamiento, la plantilla se tomaba con todo el sentido del humor posible esta controvertida decisión del Alcalde de Vigo, tras la que rápidamente se escudaron la LFP, RFEF y Celta para no tener que hacer nada para buscar una alternativa que permitiera disputarse el partido. 

Desde el Madrid, la sensación de impotencia ante un problema ante el que no se ha tomado en ningún momento la iniciativa de solucionar y que a la postre implica que el líder tenga dos partidos menos que el Barcelona, y que serán tres este sábado, dado que los azulgrana jugarán su partido primero. No se discute el tema de la seguridad para disputar el partido en el estadio del Celta, sino el inmovilismo para facilitar que se disputase el partido, sin buscar un campo alternativo. 

Zidane quiere blindar a sus jugadores del ruido mediático y hacerles pensar que la realidad ahora mismo es que son líderes y están obligados a ganar el próximo partido para seguir siéndolo. Lo demás, lo deja en manos del club.