El motivo de indignación del Madrid con el Celta

  • Los blancos recalcan el incumplimiento del Artículo 205 donde se dice que se debe buscar un campo alternativo, cosa que nadie contempló 


El reglamento la competición de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) parece ser que no se cumple al pie de la letra y el Real Madrid ha querido mostrarlo tras la cancelación del partido que debían disputar frente al Celta el pasado domingo 5 en Balaidos.

El encuentro correspondiente a la jornada 20 fue suspendido a causa del fuerte temporal que había en Vigo. El Ayuntamiento de Vigo fue quien pidió a la Federación que se cancelara el partido por el mal estado de las instalaciones ya que se desprendió parte del techo. Finalmente, la RFEF y LaLiga decidieron el sí a la suspensión del partido.

Pero el Real Madrid no quería que se aplazara el encuentro. La entidad blanca se opuso totalmente a cancelar el encuentro e incluso tenían la intención de viajar a Vigo antes de que las dos entidades lo hicieran oficial. Además, el Madrid habló de la posibilidad de buscar otro escenario para poder jugar, pero la respuesta siguió siendo un “no”.

Ante esta situación, los blancos han querido sacar a la luz el Artículo 205 donde se dice explícitamente en el primer punto que 'los clubes están obligados a indicar a la RFEF con 15 días de antelación al inicio de la competición un estadio alternativo para la disputa de partidos que fueran susceptibles de no ser jugados en césped artificial, así como cualquiera otras condiciones, aforo y construcciones o modificaciones de sus campos'. Dicho artículo ha sido pasado por alto. Aunque es cierto que es un más dirigido a los equipos de Segunda B y Tercera, en la redacción del mismo no excluye a ningún equipo de hacerlo.

La Federación y LaLiga en ningún momento se plantearon la posibilidad que dio el Real Madrid de dar salida al problema en otro estadio. Es más, las dos entidades mantenían que se podía haber jugado, pero que ante la fuerza mayor procedente de la Delegación de Gobierno y el alcalde de Vigo, no tuvieron más remedio que dar el sí a la suspensión.

Ahora el aplazamiento del encuentro todavía está en el aire. Se deberá esperar a la emisión de las posibles fechas para poder jugarlo y que ambos clubes se pongan de acuerdo.