La magia de Llull conduce a la victoria ante al Darussafaka

  • Los blancos se llevaron la victoria y la clasificación directa a la Final Four gracias a un LLull que se ha mantenido en su linea de MVP 



El Real Madrid, después de venir de ganar la Copa del Rey, volvió a la normalidad de dos partidos por semana. Aunque no quisieron esconder su trofeo conseguido el pasado 19 de febrero en Vitoria-Gasteiz. Después de tres días de adrenalina, los blancos no se dejaron vencer por el cansancio acumulado y se mantuvieron en la misma línea de intensidad con el Darussafaka, que a pesar de mantenerse en una media de 15 puntos de distancia, no les dejaron las cosas fáciles. Aun así, los blancos consiguieron llevarse la victoria (101-83) y la clasificación directa para la Final Four.
Además, cabe destacar la gran actuación de Llull, que continuo con la resaca de la Copa del Rey defendiendo su título de MVP, manteniéndose en su línea de 26 puntos. Aunque también cabe destacar sus ocho asistencias, una de las cuales ha dejado la mejor imagen de la Euroliga con una asistencia a Randolph que acabó en un increíble mate. Pero su triple, el que sentenció el encuentro, dejo a todo el Wizink Center con la boca abierta.

El Real Madrid volvió a la normalidad con la Euroliga y Maciulis se encargó de estrenar el marcador anotando la primera canasta. El Madrid se mostró superior desde el principio, sobre todo, gracias a su acierto en el tiro exterior. Además, Llull fue el máximo protagonista de este primer tiempo. Entró en ebullición muy temprano y demostró el título de MVP que se le entregó en la Copa de Rey. Los números lo dejaron bien claro: 19 puntos, de los cuales cinco fueron triples y con un error en tiro, y esto tan solo en el primer cuarto.

Los visitantes tuvieron la necesidad de parar el tiempo para poder reflexionar sobre lo que estaba pasando, aunque había un factor que les favorecía: la acumulación de faltas de los locales. Habían jugadores que sumaban ya dos faltas en el primer cuarto, en comparación de Darussafaka que solo hizo una en los primero diez minutos. Pero eso no hizo que los blancos se mantuvieran por delante en el marcado (30-14).

Aunque el Real Madrid iba por encima en el marcador, se estaban cambiando los papeles. Los blancos se estaban debilitando cada vez más a causa de las faltas y a Pablo Laso se le complicaba el cuarto (36-28). Aunque los locales no tardaron en volver a remarcar la diferencia (51-32), pero Doncic no pudo ayudar a causa de su falta de acierto. No anotó hasta el último cuarto y se quedó con tan solo puntos. El Real Madrid consiguió finalizar la primera parte con una diferencia de 16 puntos (53-37).
Durante la segunda parte los blancos entraron con la misma intensidad, aunque sabían perfectamente que no se podían confiar. Pero Hunter hizo tres mates consecutivos para remarcar quien llevaba el liderato. Se veía a un Madrid totalmente puesto en el juego. Parece ser que el cansancio de la copa no les ha afectado para nada, pero el Darassufaka no bajo los brazos en ningún momento y empezó a ajustar la muñeca (65-46).

A base de triples los visitantes se fueron acercando al marcador (69-60), y lo que parecía al principio que el partido iba a ser para los blancos, cada vez se convertía más en una incógnita. El Darassufaka le dio la vuelta a la tortilla, pero en los últimos segundos volvió el Real Madrid a pista. Llull se dedicó más a repartir asistencias que a anotar, y un buen pase a Randolph marcó sin duda la imagen del partido con un mate, que le dio una nueva dimensión al encuentro (75-60).

Pero ya en los últimos minutos Darassufaka volvió a dar guerra. Empezó a encontrar su cara más anotadora y eso hacía que los hombres de Pablo Laso no tuvieran realmente el partido al ciento por ciento en sus manos (93-81). Pero como siempre se mantuvieron con el liderato y consiguieron llevarse el partido al bolsillo llegando a los cien puntos (101-83). Además la última actuación ya sentencio el partido con otra buena imagen: la de Llull anotando desde el medio del campo un triple y manteniéndose en la línea de MVP con 26 puntos.

Con esta victoria el Real Madrid tras conseguir vencer a los turcos se ha clasificado directamente para la Final Four entre los ocho primeros de la Euroliga.