Monólogo blanco


  • El Real Madrid ha dominado el partido de principio a fin y el Espanyol ha gozado de muy pocas ocasiones. Gareth Bale ha contado con minutos y además ha sido el autor del segundo gol de los blancos
FOTO: Real Madrid
El Real Madrid salió con un once titular muy distinto al habitual por la política de rotaciones llevada a cabo por Zidane. Los futbolistas escogidos fueron Casilla en la portería, Carvajal, Varane, Pepe y Nacho en defensa, Isco, Kovacic y Kroos en el centro del campo y Cristiano, Lucas Vázquez y Morata en ataque.

El plan del Espanyol pasaba por presionar al Madrid en el centro del campo para dificultar la salida del balón de los blancos, que estaban teniendo ciertas dificultades para combinar. Además, el conjunto perico encontraba ciertos espacios para aproximarse a la portería de Casilla, aunque ambos equipos estaban siendo algo imprecisos en el último pase.

En el minuto 25, Kovacic recibía un duro golpe en el ojo izquierdo tras un fuerte impacto con la cabeza de Diop. Tras salir del césped para ser atendido por los servicios médicos, Zidane mandaba a calentar a Casemiro, aunque finalmente el croata volvió al terreno de juego con un apósito a la espera de ver cómo evolucionaba y el brasileño volvía al banquillo.

En el minuto 30, Óscar Duarte salvaba al Espanyol tras un error del cuadro blanquiazul con el que Lucas Vázquez recuperaba el balón y Cristiano chutaba a portería. Tan solo dos minutos más tarde, el portugués marcaba pero le anulaban el gol por fuera de juego. Los blancos lo seguían intentando mientras el Espanyol estaba cada vez más metido en su área, y en el minuto 32 llegaba el primer gol del Madrid con un remate de cabeza de Morata, que remató un gran centro con rosca de Isco. La primera parte terminaba con un Madrid dominador tanto en el campo como en el marcador: 1-0.

La segunda parte siguió en la misma línea. El Real Madrid llevaba el control del partido mientras que el Espanyol intentaba el robo de algún balón en el centro del campo para generar peligro en la portería de Casilla, aunque poco a poco volvían a encerrarse en su área. En el minuto 60 se producía el primer cambio en el conjunto blanco: Kovacic, que tenía amarilla, abandonaba el terreno de juego y entraba en su lugar Casemiro. El conjunto blanco iba encontrando cada vez más espacios para generar una contra.
Con algo más de veinte minutos para el final del partido, Gareth Bale volvía al Santiago Bernabéu tras haberse recuperado de su lesión. La afición madridista le recibía de pie y con aplausos mientras Morata se sentaba en el banquillo. El tercer cambio fue Marcelo, que entraba en el campo en el minuto 81 sustituyendo a Nacho. Un minuto más tarde, Casemiro veía la tarjeta amarilla por una falta sobre Hernán Pérez. 

En el minuto 83, Gareth Bale marcaba 88 días después de su lesión, tras una perfecta asistencia de Isco. El galés había vuelto a lo grande y el Real Madrid respiraba tras aumentar la distancia en el marcador: 2-0. En el 92, Undiano señalaba penalti de Aarón sobre Cristiano pero finalmente anulaba su decisión alegando fuera de juego (aunque inexistente) del portugués. Con este resultado se llegaba al final del partido. Los blancos siguen defendiendo el liderato.