Paso de gigante para entrar en cuartos

  • El Real Madrid dio un paso de gigante para estar en el bombo de los cuartos de final. El Nápoles supo jugar a fútbol con sus armas y creó peligro en Chamartín. Benzema, Kroos y Casemiro autores de los goles. Casemiro, precisamente, fue el mejor del partido según la UEFA.

FOTO: UEFA



El Real Madrid volvía a su competición predilecta por excelencia. Ante el Nápoles también recuperaba su esquema habitual de juego (4-3-3) con James Rodríguez en una 'ala' de la zona ofensiva. Empezó fuerte y bravucón un partido con aroma de los de Copa de Europa de antaño. Karim Benzema era el hombre que más peligro causaba a la defensa napolitana. El conjunto transalpino tenía verdadera pólvora arriba y no esperó mucho para demostrarlo. Insigne, desde fuera del área, no se lo pensó dos veces y se la ajustó a un Keylor Navas que no guardó bien su posición y que veía imponente como entraba ese balón tocado del italiano.

Los 'merengues' con Cristiano Ronaldo y James Rodríguez, uno por cada lado, generaban continuamente peligro cerca de la meta de Pepe Reina. La escuadra parthenopea aguantó hasta el 18', minuto en el que llegó el empate a uno en el Santiago Bernabéu. Fue obra de Carvajal que se sacó un centro que bien pudieron firmar Juanito o Cuningham desde la parte derecha con el exterior y que de un testarazo inapelable, Benzema, lo guardó al fondo de la portería. Poco tiempo después tuvo que esperar el equipo de Zinedine Zidane para gozar de nuevas oportunidades. Siempre con Karim por bandera en el ancla de ataque. Una jugada combinatoria del francés con Luka Modric no pudo finalizarla marcando Cristiano que la mandó arriba. Karim Benzema, precisamente, la estampó suavemente en el palo de Reina a pocos minutos para llegar al entretiempo. El ariete galo fue el más destacado de una primera mitad que terminó con un sorpresivo empate 1-1.

Salió el Nápoles valiente en el inicio de la segunda mitad y se llevó un buen 'bofetón' en el 48'. Toni Kroos guardó el balón bien suave a la portería (un tanto made in Kroos) y que se le podría adjudicar a Cristiano Ronaldo, perfectamente. El portugués condujo maravillosamente el balón y le dio el 2-1 al mediocentro germano. El Madrid salió con el modo apisonadora y Marcelo intentó unos minutos después y la mandó arriba. Casemiro, en una réplica, pero desde la frontal del área si que la enchufó y anotó unos de los tantos de la Champions. El 3-1 daba viveza al Bernabéu que se 'incendiaba' por momentos.


Zielinski, con una tarjeta, se jugó la roja ante el clamor del público blanco. La mano era clamorosa y Skomina se la perdonó. El Real Madrid de 'Zizou' siguió voraz a por más goles y la tuvo clara con Cristiano Ronaldo de protagonista. Buscaban con vehemencia el cuarto y Casemiro amenazaba con repetir su gol. Y el Nápoles con Callejón y Mertens amenaban con acortar distancias y meterse otra vez en la eliminatoria, por suerte, la enviaron arriba. También Dries Mertens, en el 70', perdonaba ante el Keylor Navas en el mano a mano. James en la otra área hacia lo propio ante Pepe Reina. El partido estaba a un gol, uno metía al Nápoles en la 'pomada' y otro, al contrario, hacia que los 'merengues' sentenciasen los octavos de final.

José Callejón, a falta de diez minutos para el final, marcaba en fuera de juego en boca de gol una asistencia de Mertens. A balón parado Luka Modric, por enésima vez, tuvo la respuesta para el de Motril, pero sin éxito. A la contra y al galope Morata - Cristiano le servian a Marcelo una oportunidad de oro para marcar, aunque también la desbarató. El partido llegó a su final y el Real Madrid mantuvo la renta conseguida en el trascurso del partido. En San Paolo se decidirá la eliminatoria y se sellará el pase a la siguiente ronda, el camino a la duodécima.