¡¡A la final!!



  • El Real Madrid volverá a disputar una final de la Copa del Rey y todo gracias a las actuaciones del joven Doncic, que durante el segundo cuarto se encargó de dirigir al equipo, y el triple de Llull que forzó la prórroga


Pablo Laso lo dejó bien claro antes de empezar el partido: “El Baskonia tiene la mejor plantilla en años”. Con esto, el técnico blanco sabía perfectamente que el partido no iba a ser fácil, y así fue. Los locales le pusieron las cosas bien difíciles al Real Madrid. Beaubois, juntamente con Adam Hanga, fueron los protagonistas del conjunto de Sito Alonso, pero Doncic, que poco le falta para cumplir la mayoría de edad, se encargó de dirigir el conjunto blanco. Llull, como de costumbre, fue el hombre que con un triple final forzó la prórroga, y con el desgaste físico y mental, los blancos consiguen el pase para disputar su cuarta final consecutiva, aunque aún no conocen su rival. FC Barcelona Lassa o Valencia Basket son los posibles rivales, que se conocerá tras el final del encuentro de semifinales.

El partido empezó bastante igualado, aunque fue el Baskonia el que se atrevió estrenar el marcador a manos de Larkin desde la línea de tres (3-0). Pero los blancos sabían que tenían que insistir en defensa, y así lo hizo el capitán blanco, que con dos rebotes consecutivos consiguió poner arriba a los suyos (3-4) y dejar a los azulgranas sin anotar durante cuatro minutos.
El Real Madrid optó por buscar a Carroll en el ataque, donde el canadiense tiene la mano fácil con el triple (9-9). Aunque Beaubois, anotando, reboteando y asistiendo, uno de los grandes fichajes de verano del Baskonia, fue el que llevaba el ritmo de su equipo, aunque el encuentro resultó ser bastante igualado (20-15).

En el segundo cuarto el ritmo del partido cambio totalmente, y sobre todo, con la entrada de Luka Doncic, que se encargó de dirigir al conjunto blanco. El esloveno anotó 13 puntos en un solo cuarto, y consiguió que el Madrid anotara 16 en ese parcial. Los blancos tenían muy claro que la defensa era la clave para poder superar a los azulgranas, pero al final optaron por un agresivo ataque.

El Real Madrid era totalmente diferente. Esta vez se vio la conexión entre varios de los jugadores: Rudy Fernandez, que repartió dos asistencias consecutivas, dio un alley oop a Hunter que acabó en mate y poniendo a los suyos por delante del marcador (22-23). Doncic hizo lo mismo con Taylor. Aunque Diop fue el que más apretó de los locales para parar a los de Pablo Laso. Sin duda en estos diez minutos se vivió un vendaval ofensivo de los hombres de Pablo Laso, que consiguieron marcharse al descanso con una diferencia de 9 puntos (35-44).

En el segundo tiempo el Baskonia le dio la vuelta a la tortilla. Felipe Reyes, el rey del rebote, empezó ya la segunda parte anotando (35-46), pero aunque la diferencia era a favor del Real Madrid (13 puntos), el Baskonia cambió de aires en este segundo tiempo. Esta vez, desde que Hanga salió a cancha, los locales empezaron a llevar otro ritmo del juego y se fueron acercando poco a poco en el marcador (46-50).

El tercer parcial seguía con el ritmo en las manos del Baskonia, que llevaba un parcial 11-0, pero el Madrid no dudó en acelerar bien rápido (52-61), aunque los números no eran del todo buenos, ya que acumulaban 6 pérdidas. Aun así, se marcharon a los últimos 10 minutos a cuatro puntos de diferencia (64-68) y con un partido bastante indeciso.

En los últimos diez minutos de infarto, donde ambos jugadores se jugaban un puesto para la final, el Baskonia sorprendió con una fulminante remontada (87-79). Beaubois y Hanga fueron los protagonistas del conjunto de Sito Alonso. El Real Madrid se vio por algunos momentos impotente, y Doncic decaía acumulando 4 pérdidas. Pero sin duda se estaba viendo el partido de la Copa del Rey, como si de una final se tratara.

Los blancos tenían complicaciones para anotar, la defensa del Baskonia se lo impedía (87-84), pero subieron bien rápido y gracias a un triple de Llull, a falta de menos de un minuto, consiguieron igualar el encuentro (89-89) y se marcharon a la prórroga, la segunda que los blancos fuerzan para poder llevarse la victoria.



PRÓRROGA
En la prórroga se veía a un Baskonia muy difernte. Cada vez bajaba más el ritmo y acumulaba muchas pérdidas y su defensa decaía cada vez más. Los de Pablo Laso no dudaron en aprovechar todas esas oportunidades, y así fue como la prórroga se fue poniendo a su favor con un parcial de 0-5 (91-94). Sin duda en los cinco minutos añadidos se vivió un recital de triples. Ayón fue el hombre que más garra sacó en estos últimos minutos. Apareció en el momento más clave del encuentro robando una pelota muy importante (96-102). Y gracias a la victoria (99-103) ante Baskonia , que dio el pase a los blancos a la final, el Real Madrid jugará su cuarta final de la Copa del Rey consecutiva.

Todavía queda por conocer el rival de la final, pues tras el encuentro de Baskonia – Real Madrid, se disputaba el FC Barcelona Lassa – Valencia Basket. Uno de los dos será el rival de los hombres de Pablo Laso, que ahora deberán de descansar para jugar mañana, domingo 19, la final de la Copa del Rey (18:30h, #0) en el Buesa Arena.