• El Real Madrid le dio una lección a Europa con un partido imperial ante el Borussia Dortmund. El conjunto merengue se relanzó con un partidazo que terminó con doblete de Cristiano Ronaldo y reivindicación en el césped de Gareth Bale. Líderes de grupo y situación crítica para los borussers.


Jugando así todo es más fácil. El Real Madrid de Zinedine Zidane es esto, partido difícil, partido clave para recuperar sensaciones y la imagen fue inmejorable recordando por momentos al Real Madrid que dejó tumbado en la lona a la Juventus de Turín en Cardiff o recordando al torrente de fútbol que desató en las Supercopas este verano.Un equipo plagado de centrocampistas y ante un rival que jugó sin miedo, de frente, buscando el tú a tú ante el campeón de Europa. El resultado fue lo que se vio: un partidazo entre dos potencias del continente del que cansaba hasta mirarlo ya que el esfuerzo fue máximo y el espectáculo que brindaron ambos equipos en 90’ lo agradecieron todos los espectadores. El Real Madrid, en frente, no tenía a una perita en dulce. Tenía al todopoderoso Borussia Dortmund, en el infierno alemán, y ante un Aubameyang en modo reivindicativo por su sueño de ser madridista frustrado. Otros como Philipp, Götze, Yarmoleko también saben jugar a fútbol y pusieron a los merengues en aprietos. Los de Peter Bosz jugaron de frente sin miedo y las hostilidades se replicaban de área a área. Solo valía el gol.

Si la tenía Carvajal en boca de gol, posteriormente la tenía el Borussia Ramos tenía que salvar sobre la línea. El inicio fue frenético, de miedo, y el Real Madrid al que se le pedía gol (y se le acusa de falta de pegada en el inicio de temporada) poco tardó en derribar el muro amarillo. Gareth Bale (minuto 18) volaba a la contra y esperaba paciente un centro bueno de Carvajal que empaló de volea para que Burki solo fuese un espectador más de uno de los goles de esta Champions. El galés se reivindicaba en el césped con un voleón de calidad que ponía el 0-1 y ya ‘llovía’ menos en la presión del Signal Iduna Park.
Al equipo de Zinedine Zidane le dio por retener el esférico y acumular posesión en campo rival, buscando con vehemencia el segundo gol de la noche. El Dortmund sufría teniendo que defenderse sin balón y acumulaba hombres dentro de su área. El dominio era madridista y el correcalles era menos correcalles, al menos en lo que quedó de primera mitad. Cristiano avisaba de sus intenciones a Burki y se desesperaba tras no encontrar el gol. El portugués que venía de marcarle al APOEL quería estrenar sus nuevas botas, blancas y relucientes, en Dortmund con más goles. Debía esperar su momento en el segundo tiempo…
Tras el descanso, el partido, se reanudó con el mismo guion: los madridistas buscaban el segundo y los borussers eran pura electricidad. En la primera de la segunda mitad, Aubameyang, hizo emplear a Varane para sacarle un gol cantado. Perdonó el Borussia y el Real Madrid sentenciaba el partido. En todo partidazo del Real Madrid debe de estar presente la figura de Cristiano Ronaldo. Poco pudo hacer en la primera mitad, pero es una ‘bestia’ y encima al Dortmund le tiene entre sus víctimas favoritas. Bale, la otra ‘bestia’, rompía la zaga del conjunto teutón y se la ponía al killer del equipo ¿quién se atreve ahora a decir que el Real Madrid necesita un ‘9’? Cristiano (minuto 49) no perdonó y se desquitó de las ocasiones falladas en el primer tiempo.
El Dortmund, a pesar de caer, le demostró a Europa que es un equipo de altos vuelos y que no se rinde fácilmente. Nadie dijo que ganar en Alemania fuese a ser fácil. De hecho, Aubameyang (minuto 54) tardó muy poco en responder el gol de CR7 y recortaba diferencias cazando un balón ‘a lo Cristiano’ dentro del área y embocándolo a gol. Quedaba mucha tela que cortar, pero con el crack de Madeira todo es más fácil…

Otra vez en la lucha de ‘guantazos’ salieron perdiendo los locales. Keylor, partidazo del ‘tico’, salvaba oportunidades a quemarropa de Yarmolenko primero, Gonzalo Castro después y una oportunidad terrible que desechó Aubameyang cuando ya solo le faltaba celebrar el gol. El Real Madrid, entre medias, también fallaba la suyo y demostraba que con puntería se hubiese ido de Dortmund con 7 u 8 goles.
Cuando a los blancos ya no les quedaban más balas de ‘fogueo’, Cristiano disparó con veneno (minuto 79) para finiquitar la contienda y engrosar sus números de miedo ante equipos alemanes. Medio gol fue de Luka Modric y su pase tras la carrera del portugués que definió ante Burki. Era el 1-3 y la cosa parecía vista para sentencia. Bale se retiró con molestias. y Marco Asensio pudo marcar el cuarto, pero el Real Madrid volvió a pecar de falta de puntería. Kuipers, que no hemos hablado de él, pero se pudo ‘tragar’ un penalti sobre Bale en el inicio de la segunda mitad, decretó el final y los merengues se alzaron con los tres puntos. Jugando así, el Real Madrid da miedo… Paso de gigante hacia los octavos de final de la Copa de Europa y final a la maldición de Dortmund

El Real Madrid 'rompe' su grupo de Champions

  • El Real Madrid se impuso ante el Alavés (1-2) gracias al doblete de Dani Ceballos en Mendizorroza.



Los blancos pudieron golear y volvieron a ‘disparar’ con balas de fogueo. El Alavés también tuvo sus oportunidades para dar un buen susto. Undiano, de nuevo, clave. Dos goles marcó Dani Ceballos al Alavés y dos goles marcó Dani Ceballos en toda su etapa con el Real Betis. Si al de Utrera le faltaba algo, eso era el gol. Ayer ante los albiazules lo consiguió entre un ambiente de crispación para olvidar el duro varapalo que se llevaron el miércoles ante el Real Betis de Adán. El ex futbolista bético fue quién llevó el timón de un equipo que guiaba Isco Alarcón en su función 200 de magia con la camiseta madridista. Ambos fueron la clave para que volviese la cordura.

Pudo complicarse el partido desde el inicio ante el penúltimo de la clasificación (0 puntos y 0 goles marcados llevaban antes de la visita de los merengues) No hicieron honor a esos datos ya que realizaron un partido competitivo y le trataron de jugar de tú a tú al todopoderoso Real Madrid. Keylor se tenía que emplear a fondo en las primeras llegadas del cuadro alavesista y eso anunciaba de que la tarde no sería fácil para los de Zidane. También hay que citar el bochorno que tuvo que aguantar el Real Madrid de uno de los fondos con cánticos antimadridistas, de los que esperamos que Tebas haya tomado nota, y con múltiples esteladas para aprovechar la multitudinaria visita de los merengues a Mendizorroza como era debido: haciendo ruido. El resto de aficionados tuvo un comportamiento ejemplar e incluso tuvo tiempo de ovacionar a su Marcos Llorente que tanto les dio la pasada temporada.
Cuando se le complicaba la tarde al Real Madrid, Ceballos trató de poner cordura con un gol inicial (min 9) que llegó tras una combinación entre Cristiano y Asensio que el sevillano finalizó colocando su tiro desde la frontal del área. Lo normal para un equipo de récord goleador es eso, marcar. Lo anormal es fallar 27 veces e irte con un 0-1 como pasó ante el cuadro de Quique Setién en la pasada jornada. Los fantasmas no se repetirían ante el Alavés, pero se tuvo que sudar.
Pacheco le sacó una mano providencial a Nacho Fernández y quién perdona la paga, tal y como dice el dicho. Munir se la puso por banda derecha a la testa de Manu García e inapelable para Keylor Navas ponía el 1-1 (min 39). Por fortuna, el Real Madrid tenía a Dani Ceballos con ganas de reivindicarse en el día de su oportunidad y resolvió el entuerto (min 42) con un gol que seguía poniendo la cordura entre el caos de las ocasiones desperdiciadas. Con ello el marcador se fue al descanso y el alivio era total, eso sí, había que rematar la faena.

El segundo tiempo fue aciago para un Real Madrid, y sobre todo para un Cristiano Ronaldo que las tuvo de todos los colores. Pacheco y los palos salvaban al Alavés. También la desfortuna de seguir marrando ocasiones claras de gol para irte con un 1-6 y hablar de una exhibición madridista que no se reflejó en el marcador. Otra vez no podemos dejar pasar por alto los errores arbitrales (¡hasta tres penaltis y una roja se comió el bueno de Undiano…todo en contra del Real Madrid!) También hay que destacar un doble palo del Alavés que con Pedraza pudo empatar y hacer sangre sobre la herida que dejó la derrota en la pasada jornada.
El partido se convirtió en un peligroso correcalles y pudo marcar cualquiera. El marcador no se volvería a mover y el Real Madrid asaltó Vitoria para empezar su persecución por el título. Lo tendrá difícil, pero no imposible…Ahora toca pensar en la vital e importantísima visita a Dortmund para medirse a un Borussia que está arrasando en el inicio de la Bundesliga, eso será otra historia.


¡Otro hat-trick de errores arbitrales 

antimadridistas!

Los 200 trucos de 'magia' Isco Alarcón

La mala suerte se 'cebó' con Cristiano Ronaldo


Vía DC
  • Cristiano Ronaldo estará en la gala final de la segunda edición del The Best junto a Leo Messi y Neymar Júnior.



El crack portugués es el máximo favorito para ganar el galardón. Su temporadón histórico con el Real Madrid le avala para ser, otra vez, el mejor jugador de la FIFA en el premio ‘gordo’ de la temporada, respecto al Balón de Oro que entrega France Football.

Cristiano se cargó el equipo a sus espaldas en la Champions League y fue el gran héroe de la Duodécima. Doble exhibición ante el Bayern de Múnich de Manuel Neuer, hat-trick inolvidable en el Bernabéu ante el Atlético de Jan Oblak y, por si fuese poco, doblete en la final de Cardiff ante la Juventus de Turín de Gianluigi Buffon. Poco más se le puede pedir al astro luso…


En Liga también fue clave, en la conquista de ese doblete histórico, e hizo méritos para levantar la 33ª con seis goles en los últimos cuatro partidos que también fueron decisivos para salir campeones en Málaga. En 46 partidos metió 42 goles y salió vencedor de Liga y Champions siendo Pichichi en esta competición y completamente decisivo ¿Acaso hay dudas del segundo The Best para CR7?

KEYLOR, NOMINADO A MEJOR PORTERO DEL MUNDO:


El costarricense, al igual que Cristiano Ronaldo, está nominado en la gala The Best. Keylor Navas está nominado en la categoría de mejor portero del mundo para la FIFA The Best junto a Manuel Neuer (Bayern de Múnich) y Gianluigi Buffon (Juventus de Turín).
El portero de Costa Rica ganó la Duodécima y la 33ª Liga con el Real Madrid en una temporada para enmarcar en la que se repuso de todas las críticas y dio un golpetazo sobre la mesa. La competencia para el premio, eso sí, será dura. No hay que olvidar la soberbia actuación de Neuer ante el Real Madrid evitando un 1-8 en el Allianz Arena en Champions League y también en la vuelta. El alemán es un fijo en todas las quinielas de los mejores porteros del planeta.

También lo es Buffon que está viviendo su segunda juventud y que tuvo a tiro ganar su primera Copa de Europa con los bianconeri. Se espera que el premio sea para él ya que se le relacionó incluso en la lucha por el Balón de Oro, antes de la final de la Champions, a pesar de que perdió estrepitosamente el duelo ante Cristiano Ronaldo.
¿Merece Keylor Navas el premio? Sin duda alguna. ¿Lo ganará? Lo tiene difícil, pero para él estar entre los tres mejores porteros del mundo y superar a guardametas como Oblak, Courtois o David de Gea ya es un premio individual mayor. Ahora tocará rematar la faena con una proeza en las votaciones para superar a Gigi o al invencible Neuer.

Vía: DC
  • El Real Madrid se colocó a 7 puntos del liderato liguero en la quinta jornada. Los blancos fueron un manojo de nervios durante todo el partido. Mateu Lahoz desquició al equipo, que al final tiró de una heroica que se le rebotó al contragolpe.



Sanabria al contragolpe hacia buena la frase de “a veces, que cruel es el fútbol”. Al partido ya solo le quedaba un suspiro y cuando el Real Betis se veía a venir un gol heroico de esos que mete el Santiago Bernabéu, le cayó un contragolpe mortal, fugaz e inapelable para que los blancos sumasen la primera derrota de la temporada en partido oficial y se distanciasen completamente del título doméstico en pleno mes de septiembre.
El primer minuto, vayamos partes, ya fue un serio aviso de que los verdiblancos no iban de paseo al Santiago Bernabéu. Los equipos de Quique Setién se le atraviesan a Zinedine Zidane (que se lo digan, si no, tras los dos empates ante Las Palmas la pasada temporada) el técnico supo jugar en Chamartín y se salió con la suya a pesar de que el Real Madrid sacó a su equipo de gala, muy probablemente. Carvajal (minuto 3) ya había sacado un balón de Sanabria bajo palos y Keylor ya se tenía que esmerar en la primera llegada bética. No era una visita cualquiera…
El Real Madrid no jugó un mal partido, siendo sinceros, mereció ganar, pero le faltó pegada. Cristiano Ronaldo de tacón buscaba un golazo que hubiese levantado el Bernabéu en el día de su reaparición liguera. Por cierto, en la misma jugada ya se debía de apuntar la primera polémica del partido por mano de Javi Garcia (minuto 9) dentro del área. Mateu, desquició todo el partido al madridismo y ahí ya se pedía el primer penalti. Más clarividente, en el mismo minuto de partido, fue el que le hizo (de nuevo) el ex canterano Javi García sobre Marcelo por detrás y sin balón. El colegiado, en su afán de protagonismo, dejaba seguir las jugadas y el Bernabéu empezaba a entonar su grito de “corrupción en la Federación”.

Mientras la polémica acechaba en el Bernabéu la tenía, de nuevo, el Betis (minuto 14) con un disparo de Camarasa que hizo volar a Keylor Navas en un disparo que de haber cogido portería estaría entre los golazos del campeonato. El equipo y el público merengue empezaban a impacientarse y empezaban a captar que la visita de Setién era dificultosa. Luka Modric cogía galones (primera mitad soberbia del croata) y Adán empezaba a ser el clavo ardiendo al que se agarraban los béticos para puntuar en la capital de España.
Sus constantes pérdidas de tiempo, tampoco señaladas por Mateu, hacían rugir a los poco más de 65.000 asistentes que vieron in-situ el batacazo madridista en directo. La más clara para el Real Betis, con permiso de la primera, la tuvo Fabian para hacer sacar una palomita tremenda de Keylor Navas (minuto 33) y seguir haciendo creer a la afición de su equipo que podían sacar petróleo del Bernabéu. Si la parada de Keylor Navas fue sensacional, ni hablemos de la de Adán a bocajarro (min 43) cuando la primera mitad daba sus últimos pasos. Isco lo hizo fantástico con el quiebro y Adán aguantó estoico para llegar al descanso con la igualada inicial.
El segundo tiempo empezó con el mismo guion, e incluso con un Madrid más acelerado. Cristiano fallaba goles cantados y los minutos iban pasando. Los visitantes seguían con sus pérdidas de tiempo y el Real Madrid, fruto de los cambios, no se daba cuenta por momentos ni de las sustituciones y quería jugar con 12 jugadores. El equipo era una sombra de lo visto en el brillante mes de agosto. Carvajal, Cristiano, Bale (de tacón), Mayoral…Nadie era capaz de rematar en la ruleta rusa de centros que generó Zinedine Zidane con las sustituciones (Isco y Modric abandonaron el campo).

El modo-centrismo se convirtió en tendencia para el Real Madrid en los últimos minutos y había una agría sensación de que no era el día para la heroica. La heroica se rebotó tal y como se le está rebotando al Real Madrid el dichoso mes de septiembre que le está alejando del título. El Real Betis se tiró al ataque en el último contragolpe del partido. Centro desde la frontal del área de Barragán y remate en solitario de Sanabria (minuto 93) para el deleite verdiblanco y para que la fiesta final fuese del Betis que asaltó el estadio del vigente campeón y que le complica de sobremanera al Real Madrid la lucha por la 34ª Liga esta temporada. Tocará remar y no hay tiempo para lamentaciones, lo próximo será en Mendizorroza ante un Alavés muy necesitado de victoria y que será una ‘piedra’ más antes de visitar Dortmund en la segunda jornada de Champions. El Real Madrid se mete en problemas…

El hat-trick de despropósitos de Mateu Lahoz


via:DC
  • El Real Madrid es un equipo fiable en las grandes citas. Acostumbrados a ganar finales en los últimos años y a imponerse sobre las adversidades, a mediados de septiembre si caían en Anoeta se les escapaban los líderes de la Liga española y se perdía el pistón de forma muy tempranera. Mayoral y Bale lo evitaron.



Pese a todas las adversidades (lesiones y mal arbitraje) el equipo de Zizou venció con autoridad a la Real Sociedad en un escenario complicado. El equipo blanco, (negro en Anoeta, pero clarividente en su fútbol) comenzó enmendando errores del pasado. Si ante Valencia y Levante su fútbol fue discreto, en San Sebastián recuperó el control del balón y tiró de jerarquía futbolística para buscar un gol rápido que les diese tranquilidad.
La Real Sociedad en su campo era un rival complicado y quedó demostrado desde el primer minuto. También, como hemos comentado, con un mal arbitraje (min 13) ya se había comido un penalti de Illarramendi sobre Theo Hernández. Wilian José, por la Real, fue el primero en avisar a Keylor Navas, aunque en la siguiente jugada quién golpearía sería el rey del gol (73 partidos consecutivos marcando) por medio de Borja Mayoral y tras una jugada extravagante que intentó Sergio Ramos (min 18) el Real Madrid ya tenía su tranquilidad deseada.

Sacar los tres puntos de Anoeta, eso sí, no fue un camino de rosas. El equipo de Eusebio empató la contienda (min 28) diez minutos después, tras un error majestuoso de Keylor Navas. De lateral a lateral y Kevin Rodríguez se convertía en el héroe de los txuri-urdin, el fútbol es así, vaya que si sería el héroe… El marcador volvía a quedar volteado (min 35), antes del descanso, por un error del propio Kevin Rodríguez y una jugada excelsa de Borjita Mayoral que demostraba en el césped querer tener el rol que tenía Morata en la pasada temporada. El quiebro de Mayoral es para guardarlo en las escuelas de fútbol base. Lo más cruel para la Real fue que en la jugada precedente Kevin, sí, Kevin la había estampado en el larguero de la portería del ‘tico’. El fútbol es así…
Antes del descanso pudo llegar el 1-3 madridista, pero Rulli es un porterazo y sacó varias paradas de mérito. La Real Sociedad salió como un tren de cercanías en la segunda mitad en busca del empate. Le puso, hay que decirlo, más carácter que fútbol y la pegada merengue de Gareth Bale decidió la contienda. El Real Madrid, antes del último gol, merodeó el área de Rulli en una ocasión verdaderamente clara para Borja Mayoral que la estampó en el lateral de la red tras un pase estratosférico de Marco Asensio en el que poco pudo hacer la defensa del equipo donostiarra.
Isco y Asensio, especial hincapié al segundo, mostraron un recital de como pasar un balón y fueron dos jugadores muy destacados en el encuentro. La obra culmen de Gareth Bale llegó cuando más se le necesitaba.

Bale le sacó la lengua a todos sus críticos que le acusaban de perder velocidad. Isco(min 60) entregaba un pase entrelíneas mirando al infinito para la carrera de una locomotora galesa que se fue de Kevin tras salir perdiendo la carrera y se la picó de forma excelsa a Rulli. Un gol fenomenal que lo necesitaba el galés para calmar unos pitos que para él “son cosas del fútbol y hay que cambiarlas con trabajo”, comentó tras el partido. Su celebración con Mayoral era la definición del partido merengue.
Se dio la talla en el complicado estadio de San Sebastián y se salvó la primera gran prueba de fuego de la temporada con holgura. El turbo galés está de vuelta y con muchas cosas que decir.


El Real Madrid se 'cuela' en el Récord Guiness

Cristiano está de vuelta y apunta al Betis

¿A cuántos Km/h corrió Bale para marcar a la Real Sociedad?

  • Cristiano Ronaldo volvió a tirar del carro en el césped con un doblete ante el APOEL para hacer que el Real Madrid consiguiese los tres primeros puntos en Champions.





Una injusta sanción no me ha dejado jugar en Liga”, comentaba el crack portugués tras volver y reencontrarse con las sensaciones ante el APOEL. El rival era propicio para la goleada y el ‘7’ madridista no faltó a la cita con el gol. Champions, gol y Cristiano van de la mano.
Los chipriotas, que lo tenían todo en contra, apenas inquietaron la portería de Keylor Navas y cuando lo hicieron se llevaron el primer gol del partido. Con los dos empates caseros muy recientes, el aficionado madridista no tuvo tiempo de impacientarse y en el 12’, Cristiano ya había puesto el primer cimiento para la Decimotercera Copa de Europa. El crack luso disparaba con veneno a la portería de Boy Waterman y embocaba a gol un gran centro de Bale para demostrar que el killer del equipo es él.

Kovacic, que había salido de titular en otra sorprendente alineación de Zinedine Zidane, hacía que Kroos no tenga tiempo para descansar y pensar en Anoeta. El partido plácido se complicaba con esa lesión del croata, aunque desde el propio club trataron de calmar ánimos asegurando que no reviste gravedad y que todo podría haber quedado en un susto. Se llevó una ovación de bandera y con Kroos el Real Madrid fue generando ocasiones para buscar la goleada.
El delantero luso, CR7, también falla goles y prueba de ello es que si hubiese estado 100% efectivo se hubiese ido con dos balones a casa. En el 33’, en una acción muy similar, pudo abrir la brecha en el marcador, sin embargo no entró y el partido se fue 1-0 al descanso con la sensación de que el Real Madrid podía hacer mucho más en el césped.
En el segundo tiempo se empezó con dos jugadas polémicas. Una por un supuesto gol fantasma que no entró y otra por el penalti que supuso el 2-0. Cristiano, otra vez ahí, el ‘9’ de los madridistas recogía el balón y corría velozmente a por el 3-0. La noche no le deparó más goles, aunque siguió intentándolo con el apetito goleador intacto.
Isco pudo hacer el tercero, pero tampoco entró y la siguiente del ‘7’ pudo terminar en un penalti que no pitó Benoit Bastien, el gol estaba reservado para alguien. Para el corazón y la raza de Sergio Ramos, otro de los goleadores (aunque parezca mentira) del equipo blanco. Con todo se tiró el de Camas para buscar la pelota y meterla dentro de la portería de los chipriotas. Su chilena subió al marcador y ya era un 3-0 el castigo que se estaban llevando los visitantes, había sensación de que caerían más goles, pero no fue así.
Hubo tiempo para hacer cumplir dos sueños a Ceballos y Mayoral, respectivamente, y hacerles debutar en la competición continental. También hubo tiempo para anularle otro gol a Cristiano Ronaldo y sobre la bocina se lo anularon al canterano de Parla.

El APOEL no fue rival y el Real Madrid se colocó primero de su grupo, con Cristiano es otro cantar. Ahora tocará la ‘papeleta’ de Anoeta sin el ‘9’, sin Benzema, sin Marcelo, pero con mucha necesidad de victoria para seguir el pistón liguero y no desentenderse del campeonato a las primeras de cambio. Al Real Madrid le urgirá la victoria en San Sebastián.


Vía DC

  • El Real Madrid no pudo pasar del empate (1-1) en la matinal del sábado contra el Levante. El Santiago Bernabéu parece habérsele atragantado al equipo de Zizou y acumuló el segundo empate de forma consecutiva en lo que llevamos de Liga (solo 3 jornadas)





Uno de los grandes protagonistas y que, a pesar de empatar sin excusas, fue completamente determinante es Hernández Hernández. El canario volvió a ganarse el derecho de acaparar titulares con una exhibición en el campo sobre como ejecutar el Villarato. Decisiones polémicas que encendieron el Bernabéu y que hicieron que cayese un nuevo pinchazo, tal y como sucedió ante el Eibar en la pasada Liga (mismo inicio de campeonato) también en casa.
Con un ‘11’ realmente novedoso salió el Real Madrid al terreno de juego para tratar de ganar al Levante (Kiko Casilla, Carvajal, Ramos, Nacho, Theo, Kroos, Asensio, Marcos Llorente, Lucas Vázquez, Marcelo y Karim Benzema). Theo y Marcelo se solapaban en la banda izquierda y al Real Madrid le faltaba una diferencia determinante arriba para meter los goles (véase por ejemplo a Cristiano Ronaldo). Sin el astro de Madeira todo el peso recayó en Benzema que se lesionó y no pudo acabar el partido, aunque tuvo sus oportunidades.
Por aquel entonces el Levante daba el primer y único zarpazo que dio en Chamartín aparte de defender, claro está. Una jugada confusa que aprovechó Ivi para adelantarse a la zaga y poner el sorprendente 0-1 que no se creía nadie. Se esperaba una reacción madridista y también se esperaba que el ‘trencilla’ trataría de frenarla. Dicho y hecho. El Real Madrid pidió un gol fantasma que atrapó Raúl con cierto ‘run-run’ por si el balón había entrado. No entró, o eso al menos dijo el árbitro canario del encuentro que empezaba a encontrar peso en el encuentro.
En el 36’ el Real Madrid marcó por inercia en una de sus llegadas y por medio de Lucas Vázquez para tratar de mantener intacto el récord mundial goleador de 71 partidos consecutivos viendo portería. El Levante se llevó dos puntos, pero los blancos mantuvieron el registro. En la siguiente jugada, hubo un penalti de Chema sobre Theo que no señaló Hernández Hernández y que debió haber supuesto el 2-1 si el equipo merengue lo transformaba. El colegiado, cobarde, huyo de la jugada y el Bernabéu se encendió. La jugada no admitía lugar a dudas. Sin tiempo para lamentarse y para excusarse, el Real Madrid, siguió buscando el gol y Bale, ya con Benzema retirado por molestias, tuvo dos claras oportunidades para materializarlo, pero no entraron y el resultado al descanso fue de 1-1.

Precisamente el galés, al inicio del segundo tiempo la tuvo con la testa, tampoco entró…Zidane, consciente de que es humano y falló en la alineación, metió a Isco Alarcón para tratar de arreglar el entuerto sin CR7. Era tarea muy complicada ya que el Levante se había colgado de su palo y el reloj corría apresurado hacia el 90’. También hay que añadir que Raúl estuvo pletórico solventado todos los ataques madridistas, como (casi) cualquier portero visitante que pisa el Bernabéu.
Asensio con la zurda, Nacho en el remate y la más clara de Bale acosaban a los granotas sin premio. También Marcelo. En una clara mejoría del Real Madrid desde que entró el talentoso crack malagueño. ¿Era tarde? Así lo vio Hernández Hernández que se ‘cargó’ del partido a Marcelo por poner la pierna encima de Lerma.
La jugada era muy confusa y el brasileño solo reía irónicamente ante la mirada desafiante del colegiado que le echaba del encuentro en el último minuto y con la roja levantada. Es muy fácil pitar al Real Madrid en caso de duda… En el último minuto tuvo tiempo Toni Kroos de hacer la jugada de billar, típica en él, para hacer delirar al Bernabéu. El palo la repelió, era un día torcido en el que dio más la sensación de salvar puntos a tener que ganarlos.

El Real Madrid sumó su segundo empate consecutivo y demostró que los valencianos en el Bernabéu se le atragantan. El APOEL, el miércoles en Champions y con los jugadores recuperados, será el siguiente escollo para tratar de volver a la senda de la victoria y deberá de ser la medicina de todos los males.

El Real Madrid a Anoeta en ‘cuadro’