• El Real Madrid se independizó de la Liga en Montilivi tras un horroroso partido jugado; se queda a 8 puntos del liderato.



El equipo dirigido por Zinedine Zidane ayer, en plena 'ebullición' independentista, decidió unirse a ellos y se negó a competir en España. Entiendan la frase, fue una declaración simbólica, pero ayer el Real Madrid no estuvo en el césped de Girona. Pecó de inocencia cuando tenía un buen resultado, tuvo una suerte que no la supo aprovechar y fue arrasado por un tormentón de fútbol del Girona en el segundo tiempo que no se veía en un recien ascendido desde hacía mucho tiempo. Cosas del fútbol, aunque no se puede pasar por alto que al equipo blanco le volvieron a robar puntos...
La alineación parecía fantástica para la ocasión. Casi mismo once de Cardiff, salvo las bajas obligadas, y el Real Madrid que estaba obligado a ganar tras las sufridas victorias de Barça y Valencia. Zidane lo sabía y les puso a todos, aunque solo jugó uno: Isco Alarcon. Los demás fueron a 'verlas venir' en Montilivi y eso se paga. El ambiente en Girona fue festivo, eran las fiestas de Sant Narcís, y el equipo local no tenía nada que perder.  El partido, en su primera mitad, casi se podria resumir en la jugada del gol del Real Madrid: ocasión de gol del Girona que termina en el palo y a la contra Isco en 18'' pone el 0-1, un premio que no se creyeron nunca los blancos.
El equipo catalán, sin embargo, lejos de amedrentarse y 'dejarse' como hizo con la visita del Barça fue a buscar envalentonado y con muy buen fútbol al Real Madrid y la defensa blanca ya hacia aguas con los contragolpes. El Girona tiraba de calidad para acercarse, pero se iba al descanso con el 0-1. En el segundo tiempo la historia cambió radicalmente para los de Machín.

En el 54' le tocó premio a Stuani. Se la guisó y se la comió entre la despistada defensa merengue y batió a Casilla en el 1-1 que ya era el principio de la hecatombe. Hay cosas que se intuyen en el fútbol y esa fue una de ellas. Cuatro minutos tuvo que esperar Montilivi para que Portu marcase (en fuera de juego) el 1-2. Fuera de juego que no fue el único empujoncito arbitral que tuvo el partido ya que Hernández Hernández también se comió un penalti por mano de Aday, aunque en el minuto 1' también pidieron los jugadores rojiblancos uno de Benzema. El de Aday tuvo más voluntariedad que el del francés porque evitaba un gol cantado. Fuese como fuese, el Girona estaba consiguiendo un premio de valor ante la visita del campeón de España, de Europa y del Mundo.
A raíz de la remontada de los locales, Zidane tiró de 'inventiva' en el esquema del equipo y puso a Lucas Vázquez de lateral, además de a Marco Asensio para afrontar los últimos minutos. Lucas marcó en fuera de juego, pero el Real Madrid apenas inquietó la portería de Bono y salió de Girona de vacío a ocho puntos del liderato y a cuatro del Valencia se queda tercero en la clasificación. Ahora, ante el Tottenham, Europa tratará de curar un mal mayor, pero que no es definitivo en la Liga. Al Real Madrid nunca le den por muerto...


Hemeroteca DC

  • El Real Madrid cumplió, con lo justo y necesario, en Fuenlabrada. El conjunto merengue tiró de ‘penas máximas’ para ganar a un Segunda B en un partido que invitó a la siesta.´



Poco propusieron los locales que vivieron el partido como una auténtica fiesta y escaso fue el fútbol propuesto por el propio Real Madrid que tiró de racanería y con su equipo B (plagado de bajas respecto a la pasada temporada) no llegó a generar peligro hacia la portería contraria hasta el final de la primera mitad.
El ‘Fuenla’ tampoco, de hecho, casi ni quería pasar del centro del campo. Marcos Llorente, como decíamos, fue el primero en saber de qué color tenía los guantes Codina. El canterano probó fortuna y su disparo lo repelió el palo. ¡En el 43’ llegó el primer acercamiento! Demasiado poco para tratarse del Real Madrid y de jugadores que debían de demostrarle a Zidane que están ahí para cuando los necesite. Luego Mayoral con un ‘tirito’ que apenas inquietó al portero fuenlabreño y al descanso, a reflexionar.

El segundo tiempo fue muy parecido. El Real Madrid tenía el peso del encuentro, pero su fútbol escaseaba por momentos. El propio Fuenlabrada se encargó de animar el cotarro haciéndole un penalti persistente a Achraf y, que a la postre, transformaría Marco Asensio (minuto 62). Zidane y el Real Madrid lo celebrarán y lo vivían como un gol que evitaba otro ‘Alcorconazo’ copero.
El marcador acompañaba a los blancos en la frialdad del encuentro. Asensio y Ceballosanimaron, un poquito, el partido con un par de lujos y haciendo estirar a Jordi Codina (el ex madridista alucinó con el poco trabajo que tuvo ante todo un Real Madrid y defendiendo los colores de Fuenlabrada). También tuvieron sus oportunidades Borja Mayoral y Lucas Vázquez antes de dejar paso a las oportunidades para los canteranos que poblaban el banquillo madridista.
Theo se iba al suelo, dentro del área, tras un agarrón clamoroso y Iglesias Villanueva señalaba penalti a favor del Real Madrid. El jugador azulón Candela se iba a la calle por doble amarilla y Lucas Vázquez metía el 0-2 final desde los once metros (minuto 79) para certificar el alivio merengue en el partido. Una roja a Jesús Vallejo, por entrar a destiempo (minuto 89), fue el último bagaje del encuentro. Un encuentro del que se pueden sacar pocas lecturas, y que lo deja todo sentenciado y de cara para la clasificación en el Santiago Bernabéu.
  • Victoria del Real Madrid (3-0) ante el Eibar en el Santiago Bernabéu. Un gol en propia, Asensio y Marcelo le dieron los tres puntos al equipo blanco en Chamartín. El Bernabéu recuperó la sonrisa y se reencontró con la victoria tras un empate contra el Tottenham y un inicio regulero en la Liga.





Un partido en el Santiago Bernabéu este año era señal inequívoca de peligro. Los blancos ya pincharon (1-1) contra el Eibar la pasada temporada y no podían repetir errores del pasado. Un partido en el que lo más importante y lo más reseñable fue que terminó con los tres puntos en el bolsillo de los merengues. Y no costó mucho sudor. El Eibar apenas inquieto la meta de Kiko Casilla.
En la primera mitad el Real Madrid jugó al ‘tran tran’ y vencía 2-0, cosas del fútbol…Tampoco es que entrasen a las primeras de cambio ya que Isco tuvo un mano a mano en el primer minuto y lo desaprovechó. Cuando el partido parecía encasillado llegó el primer gol de la noche (minuto 18) y fue de un defensor en propia portería y a balón parado, la gran asignatura pendiente de los merengues.
Pocos momentos después (minuto 28) 10’ concretamente, llegó el 2-0, un premio de exceso para un equipo que había llegado con poco fútbol, pero que estaba haciendo justicia a las ocasiones desperdiciadas que arrastraba de otros partidos en los que ha perdido puntos. El equipo de Mendilibar, lejos de su mejor versión, era un sparring Asensio les daba la segunda ‘bofetada’ de la noche.

En el segundo tiempo llegó una de las jugadas polémicas de la noche y de la que todo el madridismo quiso hacer énfasis antes de que hablasen los protagonistas. Casemiro derribaba a Inui dentro del área y parecía ser penalti, sin embargo, el propio japonés le confesó a Mendilibar tras el partido que no había sido derribado por el brasileño. Honorable gesto de Inui que destruye el patético antimadridismo que ya buscaba excusas ante la derrota.
Entre esa polémica Isco fallaba un mano a mano y Cristiano se desesperaba por no encontrar su gol. Marcelo redondeó la noche regulera de los madridistas combinando con Benzema en una jugada de pura ‘delicatessen’. El brasileño metía el 3-0 final y se señalaba el escudo recordando que el Real Madrid está vivo. Ganar es lo importante y se ha hecho ante el Eibar para proseguir la ‘caza’ liguera a Barcelona y Valencia. La tormenta ya parece haber amainado y el Bernabéu volvió a sonreír.
  • Empate a puntos en el partido que enfrentaba al Real Madrid y al Tottenham en el Santiago Bernabéu. Lloris, por los spurs, y Keylor Navas para los merengues fueron claves y héroes de sendos equipos en el 1-1.



Uno de los grandes partidos de Copa de Europa, de los que gustan a Chamartín. Los focos estaban puestos en Cristiano Ronaldo y Harry Kane, los goleadores y que no fallaron en su cita con el gol en la noche madrileña, sin embargo, se lo llevaron los dos porteros que mantuvieron en pie a sus equipos y realizaron una lucha de poder a poder en la portería. Un partidazo de ambos guardametas que, acompañado al empate del Dortmund contra el APOEL, dejó las cosas tal y como estaban al empezar la jornada europea.

El choque dejó varias lecturas a analizar: al Madrid le faltó un 9, el equipo en casa se desmorona desde la gran y brillante victoria conseguida contra el Barça en Agosto y, por último, Pochettino (aplaudido por el Bernabéu) demostró estar sobradamente capacitado para llevar a un equipo de altura en el futuro. La otra lectura que dejó el partido fue que el duelo entre Harry Kane y Cristiano Ronaldo, empatados a todo en 2017, se podría considerar como nulo ya que ambos ‘mojaron’ y dejaron, de nuevo, sus registros en igualdad absoluta.
Primero lo hizo Kane, con la ayuda de Varane, pero la UEFA se lo dio al inglés (minuto 28) tras un remate de tacón y tras buscarlo, previamente, con la testa y haciéndose emplear a Keylor Navas para sacarle el 0-1. Unos minutos después (minuto 43) Cristiano Ronaldo desde los 11 metros, en un penalti clamoroso (sí, le pitaron penalti a favor al Madrid) transformaba la pena máxima y sacaba a relucir sus números de killer para igualar a Kane y seguir la lucha por el Pichichi europeo. 15 goles en los últimos 8 partidos, se dice pronto…

La segunda mitad fue para Lloris y para Keylor. El dominio lo tuvo el Real Madrid, pero imperó el modo ‘tosco’ del Tottenham para tratar de adormilar el partido. Los nervios pudieron costarle algún que otro gol, pero nadie más lo encontró. Admirable y reseñable el trabajo del portero tico que volvía a la titularidad tras la maratón internacional de kilómetros y arrastrando molestias que le impidieron jugar en Getafe. Se la sacó a Kane y también a Eriksen ya que el Tottenham acabó celebrando ese puntazo en la capital de España junto a los más de 4.000 yids que se desplazaron hasta el Santiago Bernabéu. El público madridista la tomó con Benzema que volvió a fallar más que una escopeta de feria. Sin duda alguna, el Madrid tiene un problema, pero será curable el próximo 1-N en Londres ya que el pinchazo del Dortmund así lo permite. El liderato sigue estando en poder de los blancos…

VÍA DC
  • La jornada maratoniana del sábado cumplió con todas las previsiones para el madridismo. Pinchazo culé y victoria madridista en el ‘tosco’ Coliseum de Getafe.






Todo comenzaba de la mejor manera posible en el Sur de Madrid con un equipo, de nuevo, que presentaba infinitas novedades en el día más especial de Zidane, cumplía 100 partidos al mando de los blancos desde su llegada el 4 de enero de 2016. Un partido especial y que debía de ganar para no protagonizar el campanazo de la jornada y olvidarse, prácticamente, definitivamente de la Liga.

Karim Benzema, una de las grandes novedades en el ‘11’, marcaba (minuto 39) un golazo a Guaita que se estaba erigiendo por momentos como héroe del cuadro azulón. El ex portero del Valencia dejó seco a Cristiano Ronaldo en la primera mitad por intervenciones de mucho mérito. Un partido extraño en el que incluso saltaban espectadores al césped, con enorme parecido a Cristiano, por cierto, y del que el Real Madrid se había embotellado en la primera mitad.

En la segunda mitad comenzó con la misma tónica y, por cierto, también con el ‘empujoncito arbitral’ de la jornada. Salvaba Guaita y ejecutaba Martínez Munuera (árbitro del partido) para que el Getafe metiese un gol en claro fuera de juego, empatase el partido y llevase el delirio a la grada. Sacados del encuentro, por el árbitro, el Real Madrid apuntaba directo hacia el estrepito, una jornada más. Cristiano Ronaldo fallaba goles cantados y la desesperación hacia precipitar a los madridistas que terminaron el partido en un escenario muy parecido al pinchazo liguero ante el Real Betis. Hasta que Isco salió al campo, se puso su sombrero de mago, y convirtió la oscuridad en luz. Cristiano terminó con la sequía tras la magnífica asistencia del malagueño, 1-2, y el problema ya no estaba en Getafe.
Horas después jugaba el Barça a escasos kilómetros contra el Atlético de Madrid. La Liga pasaba por la capital del país de Gerard Piqué. El Wanda Metropolitano, impoluto , ejercía máxima presión desde el inicio y ahora la presión era para el equipo azulgrana. Desde el minuto 1 hasta el 90 sintieron el aliento madridista en el cogote, acobardados, solo pudieron tirar de Messi que poco pudo hacer ante la ordenada zaga del cuadro colchonero.


Saúl marcó el 1-0, pero bien pudo hacerlo Griezmann que tuvo un par de oportunidades ante Ter Stegen y volvió loco al barcelonismo. El equipo rojiblanco jugaba a lo que quería el delantero francés. Sin embargo, el ex de La Fábrica, imponía su ley del gol ajustando un tiro al palo. El Cholo Simeone, visto el escenario, decidió auto suicidarse cuando podía haber hecho más sangre en el Barça y puso a los 11 jugadores del Atlético en su propia área. Le valía el 1-0, podía marcar el segundo a la contra, pero se dedicaba a defender ese resultado.
Es lo que tiene el conformarse con un resultado, que no siempre sale bien y como uno desea. Sergi Roberto se la puso a Luis Suárez y en una de las pocas llegadas del Barça, 1-1, y los locales a pedir la hora. Se les hizo muy largo el tramo final de partido, aunque pudieron aguantar el empate y apretar la Liga. En Chamartín, ya se está a 5 puntos, se vuelve a depender de sí mismo para salir campeón liguero y ya llueve menos…

HEMEROTECA

  • El Real Madrid venció (2-0) al Espanyol con el Santiago Bernabéu completamente entregado a Isco.



En Cataluña se han vivido imágenes lamentables en medio de un intento de Golpe de Estado que ha afectado claramente a todos los españoles. Cataluña, en este 1-O, se ha convertido en una comunidad que se ha saltado la ley. El desafío independentista de Cataluña ha tocado, desgraciadamente, directamente la actualidad del Real Madrid y ha hecho engalanar el estadio de Chamartín con infinitas banderas de España y un cántico en honor al país que ha sonado más fuerte que nunca y ha retumbado en la capital de España. Mientras, en Cataluña, se ha mostrado la peor cara al mundo entero con un referéndum totalmente ilegal y un bochorno que los españoles tardarán tiempo en olvidar.
Pasando de la política al fútbol y dejando claro que nada tiene que ver una cosa con la otra, entre el ambiente crispado, Isco ejerció de mago y decidió el partido cuando peor lo pasaba el Real Madrid. El de Benalmádena al igual que algunos 'ilusos' independentistas han intentado, ha impuesto su ley (él de forma totalmente legal) y le ha dado meritoriamente tres puntos a los blancos importantísimos. “Isco es la luz de este Madrid”, explicaba Quique Sánchez Flores en sala de prensa de forma elegante para definir el partido del malagueño. Y lo fue. Porque si a este Real Madrid le falta lucidez, como en el segundo tiempo, ahí estará Isco para arreglar el entuerto. Entre las bajas se erigió como protagonista en el ‘11’ que sacó Zidane ante los periquitos. Un ‘11’ en el que estaba Achraf a prueba como principal novedad (y que por cierto pasó con nota)

A pesar de lo que dice el registro histórico, el Espanyol fue un rival incómodo y que puso en aprietos al Real Madrid durante toda la segunda mitad. La primera oportunidad del partido fue para ‘Magia’ y la desaprovechó, pero es un crack y como tal a la segunda no falló. Antes Asensio, Ramos y Modric (especial hincapié al sevillano) probaron a Pau que se convertía en un muro inexpugnable.
Pero Isco vale para todo y también derriba muros. Se intercambió los papeles de asistente-goleador con Cristiano y puso el 1-0 en un Bernabéu que estallaba de euforia cada vez que la tocaba el malagueño (minuto 29) el partido se le ponía de cara al Real Madrid y la primera victoria casera estaba más cerca. Pudo marcar Cristiano en la reanudación, pero está gafado en Liga y ya ha igualado su peor registro desde que es jugador merengue con 4 partidos de sequía absoluta de goles. Por ocasiones no será…
El segundo tiempo fue para los blanquiazules que querían encontrar petróleo ante un Real Madrid dormido y que hacía presagiar una pérdida de puntos totalmente definitiva para independizarse de la Liga y decir adiós al título de forma definitiva. Solo Keylor y el palo salvaron las acometidas del Espanyol. Y Nacho fue el otro gran salvador, con permiso de Isco, para no permitir otro traspié casero. Providencial en el corte defensivo y armando el contragolpe para que lo finalizase Isco (minuto 70) Los partidos se acaban cuando Isco dice que se ha acabado y frota su lámpara.

El malagueño hacia delirar al madridismo con el doblete y se iba en pie de un Bernabéu entregado a él. No es para menos, ahora mismo es el jefe del Real Madrid y del fútbol español. El madridismo ya desea que se termine el parón de selecciones, que ni siquiera ha empezado, para volver a disfrutar del mago de Arroyo de la Miel. Es el artífice que ha permitido los tres puntos ligueros ante un siempre bienvenido Espanyol que se irá de casa tras realizar una muy buena segunda mitad de partido. El Real Madrid, lejos de la independencia, sigue una jornada más a la caza del liderato y relamiéndose las heridas pasadas.